dijous, 31 de desembre de 2009

Arrebato


Esta mañana me he levando con la noticia que había muerto el director de cine Ivan Zulueta y he recordado aquella época de la facultad en que vivía obsesionada por el cine y descubrimos la película de Zulueta, Arrebato, cuyo protagonista precisamente estaba obsesionado por descubrir la esencia del cine. En aquella época asistíamos emocionadas al descubrimiento de películas antiguas o experimentales/alternativas que hoy reconozco que no tendría paciencia para acabar de ver.
Arrebato era una película extraña, inquietante, desconcertante que se convirtió en icono de los ochenta más gamberros y alternativos. Algunas de sus rarezas: se gravó en 15 días pero tardó mucho tiempo en estrenarse; la imagen tiene una textura granulada y oscura puesto que fue rodada en 8 milímetros y luego pasada a 35 mm ; como si se tratara de extras desconocidos aparecen personajes de la movida madrileña como Alaska; la película tuvo problemas de sonido, con lo que tuvo que ser completamente doblada, con el agravante que algunos personajes no se doblaron a sí mismos. Y más extraño todavía, hombres doblando voces de mujer. Así fue el caso de la voz del personaje de Helena Fernán Gómez (hija de Fernando Fernán Gómez), que fue doblado por Almodóvar con voz de falsete. El argumento también era propio de la época: el intento de escapar de la realidad a través del poder destructivo de las drogas. Dos de las imágenes que se me quedaron gravadas de aquel film fue el personaje de Eusebio Poncela pasando la noche en vela pendiente de los disparos de su videocámara y una jovencísima Cecilia Roth disfrazada de Betty Boop. El director que ha muerto esta noche hizo pocas películas más después de aquella.
Sin embargo lo que más me gustó de la película y lo que siempre he recordado de ella es sin duda su título. Arrebato. Cada vez que he vuelto a sentir esa palabra mi mente ha regresado a esa película. Quizás porque no suelo senir a menudo la palabra “arrebato”, un término injustamente poco utilizado. Tal vez porque no es ambigua, ni discreta. Es una palabra tajante, fuerte, directa que define con absoluta precisión un sentimiento o una emoción que socialmente no está bien aceptada: el arranque de ira o furor, la obsesión, la pasión obcecada, el éxtasis. La fuerza de esta palabra es tal que incluso es una de las circunstancias que atenúan la responsabilidad criminal.

dimecres, 2 de desembre de 2009

més segrestos, més periodistes irresponsabes

i continuant amb el tema dels segrestos i l'ètica periodística, malauradament, ahi vam viure un episodi més. Alguns mitjans van avançar la informació que s'havien trobat els cooperants catalans segrestats a Mauritània, notícia que va resultar falsa. Sembla ser que la font errònia era una agència alemanya. Tant l'agència com els mitjans van ignorar la regla bàsica del periodisme, que pobreta està caient en l'oblit, de contrastar la informació abans de publicar-la, tot en la carrera per ser els primers en dona una informació.
Per què hi ha tanta impunitat davant d'aquestes irresponsabilitats informatives?
Espero que aviat arribi la notícia de l'alliberament dels segrestats (conec a l'Alícia personalment i recordo sempre la seva implicació amb la caravana i són moltes les persones del meu entorn que fan cooperació internacional), però que aquest cop sigui una infomació veraç i contrastada.

dimarts, 1 de desembre de 2009

“Los medios de comunicación tenían que haberse callado durante el secuestro del Alakrana”


Interessants les reflexions d'una entrevista al fotoperiodista José Cendón, que va estar segrestat a Somàlia, sobre el paper que han tingut els mitjans de comunicació en el segrest de l'Alakrana. Segons Cendon, els soroll que van fer els mitjans van entorpir les negociacions. Assegura, i estic totalment d'acord, que els mitjans van jugar al joc dels segrestador que els van utilitzar perquè l'opinió pública pressionés el govern.


Entrevista sobre literatura


Amb motiu d'haver guanyat el primer premi del Concurs de Literatura Ràpida, l'Expres, m'han fet una entrevista per un blog que tracta temes de cultura catalana.


La podeu llegir aquí


dijous, 12 de novembre de 2009

Catedràtics i Doctors Honoris Causa

Cuando ya creía que ningún premio podía sorprenderme más que el Nobel de la Paz a las buenas intenciones, la Universidad Católica de Murcia ha logrado superar todo mi asombro. Títular: La Universidad Católica de Murcia inviste a Aznar catedrático de Ética


¿De ética? Atónita, Sólo lograba hacerme esta pregunta ante una paradoja que escapaba a mi comprensión. Se sumaban en mi mente dos incongruencias que no podía asimilar. ¿Cómo es posible que una Universidad elija a un político o a un expresidente de un gobierno como catedrático de ética? No podía ser de ciencias políticas o incluso de economía, no, De ética, ¿Nos están tomando el pelo? ¿de ética? un ámbito que debiera estar reservado a filosofos y pensadores. Recordemos que Platón y Aristóteles son los padres de la ética. Para los interesados, bibliografía sobre la ética .
Pero es que la segunda paradoja multiplica mi asombro por 10. ¿Catedrático de ética a un presidente que perdió las elecciones por mentiroso? ¡Y a Ana Rosa Quintana la daremos el Nobel de Literatura!
Lamentablemente, ciertas condecoraciones son como bofetadas para los que alcanzan estas distinciones después de largos años de docencia, investigación o profesión. Ahora me viene a la memoria mi admirado Kapuscinski, investido doctor honoris causa por la URL después de tantas décadas recorriendo el mundo, descubriéndonos una nueva mirada humilde y atenta sobre la realidad, denunciando abusos y rebelándose contra la injusticia desde un periodismo constructivo, esclarecedor y honesto. Tanto que casi me arrepiento de que comparta post con el personaje del principio, pero era para terminar con una nota de optimismo y esperanza de las cosas en las que todavía creo.

dimarts, 10 de novembre de 2009

Patrocinar un post en un blog, el fin de sistema

Lo que impulsa a la gente a consultar un blog a la hora de comprar un producto o contratar un servicio es la credibilidad que le ofrece la opinión desinteresada y sincera del blogger. Por lo tanto, pagar para que un blogger escriba bien sobre ti en su blogg desmonta completamente este contrato basado en la credibilidad. ¿cómo fiarte de un blogger que se deja comprar para opinar? ¿cómo creer que lo que te está diciendo es su opinión personal y no inducida? Porque claro, ¿cómo va a criticar un producto por el que se le paga? Pero cada vez es más frecuente esta pràctica que pone en cuestión el sistema del blog basado en su independencia. ¡Llámadme ingenua pero quiero creer en la independencia del sistema! Bastante habíamos perdido ya con los intereses económicos y políticos del periodismo tradicional para que se contamine también la blogosfera. Y ya sé que era cuestión de tiempo que esto sucediera, y que seguramente irá a más. Pero no puedo dejar de denunciar que estas prácticas se cargan la credibilidad de los bloggs.
Un ejemplo de esto es el blog Syncblog.es donde además dan consejos sobre cómo comentar enlaces patrocinados, siendo lo más objetivos posible como si fuera posible ser objetivo con quién te paga. Y ya sé que es contraproducente poner el enlace para mandar visitas a ese lugar. Como si me siguiera tanta gente ...

dijous, 15 d’octubre de 2009

¿un blog sense autonomia?

M’ha encantat una de les columnes que l’Enric González ha escrit aquesta setmana a El País (columna que segueixo habitualment) on reflexionava sobre l’oferta laboral que ha publicat el diari The Guardian per contractar bloggers que escriguin per al seu diari. Per a mi, el millor de la columna són els dos darrers paràgrafs que us copio per animar-vos a llegir tot l’article.

“¿Es éste el futuro del periodismo? Antes, los periódicos contrataban periodistas (con formación o sin ella) para cubrir las noticias locales. The Guardian, que ha despedido a unos cuantos de sus periodistas locales, opta ahora por blogueros. Aún se desconoce si un bloguero cobrará más, menos o lo mismo que un periodista convencional con sus mismas funciones. Si la diferencia no está en el salario, ¿dónde está la diferencia?
Un blog funciona, se supone, de forma autónoma, sin otra garantía que la de su autor o autores y sin otro límite que el que quiera autoimponerse. Ahora bien, si goza del "apoyo y dirección" de un periódico, ¿dónde está la gracia? Todos sabemos lo que significa, en cualquier empresa, el "apoyo" y la "dirección" de un jefe. Y sabemos que suele tener la misma ternura que el abrazo de un oso.”

Las buenas intenciones


Siempre me acuerdo de la película Minority Report protagonizada por Tom Cruise donde una especie de policía y sistema judicial del futuro detiene a los delincuentes antes de cometer el crimen gracias a un sofisticado método de predicción del futuro. El film plantea el dilema moral de si se puede castigar a alguien por algo que aún no ha hecho, por muy seguros que estemos que así lo va a realizar. Desgraciadamente, estas situaciones no se adscriben sólo al terreno de la ciencia ficción. Siguiendo esta línea de pensamiento/actuación se invadió Iraq por la certeza o sospecha de una guerra que nunca llegó a iniciar.
De la misma manera cabe cuestionarnos si es justo premiar a alguien por las cosas buenas que ha prometido realizar pero que aún no ha materializado. Y perdón por la demagogia, pero si se trata de un político que cuenta con las promesas como herramienta de trabajo. Entonces ¿cómo premiar con el Nobel de la Paz a alguien que dice que hará cosas buenas pero aún no las ha realizado? ¿Qué está consiguiendo en Irán, en Israel, en Corea? Y acaba de pedirle más tropas a España para Afganistán. ¿Y si no cumple sus promesas? ¿Y si dentro de 4 años resulta que todo era humo, que se ha convertido en un presidente pasivo o que no ha sabido o no ha podido materializar todas sus buenas intenciones? ¿Le pedimos que devuelva el Nobel? Y tampoco hemos contemplado la posibilidad, como mortal, de que se muera antes de poner la maquinaria en marcha. De todas formas, des de que le dieron el Nobel de la Paz a Kissinger tampoco es que sea un premio muy prestigioso.

Es inevitable que los premios siempre susciten discrepancias. El Planeta, los Juegos Olímpicos, Operación Triunfo. La elección de un ganador comporta automáticamente un perdedor que no siempre se resigna a su condición, así como sus seguidores. Además, a todos nos gusta opinar y criticar. Desgraciadamente, no puedo opinar ni criticar sobre las categorías científicas de los Premios Nobel. Ya me gustaría saber de medicina, matemáticas y física. Sobre la categoría de Literatura, puedo opinar sobre si me gusta o me disgusta un autor/a pero no cuestiono que el jurado ha valorado los méritos de las obras escritas (y no sólo imaginadas o proyectadas) de los escritores premiados (aunque me pregunto ¿por qué sólo literatura i reformular una nueva categoría que incluya arte, cine, música, artes escénicas..? imagino que porque así lo dispuso el Sr. Nobel). A nadie se le ocurriría premiar a un escritor por un libro que ha dicho que escribirá sin saber si lo hará y si estará a la altura de las expectativas. O a un científico que asegura que se va poner a trabajar para encontrar una vacuna infalible contra una terrible enfermedad. Se valora el trabajo realizado. Se premian los resultados. No las buenas intenciones, si acaso estás se alientan y se refuerzan. Tal vez se trate de eso, de dar aliento a Obama, ¿el Nobel es un fuelle para la hoguera antes de que el fuego se apague?
PD. un minuto después de colgar este texto en el bloc leo esta notícia: La mayoría del Comité Nobel Noruego se oponía en principio a premiar a Obama

dilluns, 5 d’octubre de 2009

Inundaciones noticiables



La semana pasada comiendo con el responsable de comunicación de una importante ONG de ámbito internacional nos preguntábamos por qué cada vez cuesta tanto poner un tema en la agenda de los medios. Me explicó un caso ejemplar. Hace unos días enviaron un cargamento de material humanitario para la zona del África Occidental donde en las últimas semanas está habiendo unas inundaciones catastróficas que están afectando a 7 países y ya contabilizan medio millón de damnificados. “En Senegal?” le pregunté: “No me he enterado de nada”. Y él me aclaró “es que no ha salido en ningún medio de comunicación”.
En mi perplejidad le comenté que sí que había podido ver las inundaciones de Turquía y que habían llamando especialmente la atención las de Estambul. Tal vez yo me había fijado más porque es la ciudad es la niña de mis ojos, pero es que ciertamente habían ocupado un espacio destacado en prensa escrita y televisiva. De hecho, si buscáis en Google “inundaciones Senegal” apenas salen páginas de ONG, pero no de medios de comunicación. Reconozco que desde que me explicó esta situación, he estado más atenta y he escuchado las campañas de llamamiento por la radio. Campañas de las ONG nuevamente, no noticias.
Pasamos un rato intentando buscar las razones a ese diferente tratamiento informativo de las inundaciones de Turquía y las de Senegal, siendo estas últimas mucho más dramáticas. Y no encontramos respuesta. Ni siquiera podía deberse a que no había imágenes de las inundaciones africanas, puesto que esta ONG contaba con las imágenes de una agencia de noticias española que mandó las imágenes a las redacciones. Pero nada. Silencio absoluto. Estas inundaciones no han existido. Después de indignarnos contra los criterios periodísticos, mi colega se detuvo un momento y concluyó: “tal vez deberíamos preguntarnos qué es lo que nosotros estamos haciendo mal”.

dilluns, 28 de setembre de 2009

Más de lo mismo

Durante una época de mi vida participé en un club de lectura. Tengo muy buenos recuerdos de esos encuentros de intercambio con otras mujeres aficionadas a la lectura como yo (no es que el club tuviera limitaciones de género, es que como casi siempre a este tipo de actividades socioculturales sólo se apuntas mujeres). Yo era la más joven entre todas aquellas señoras aparentemente tan distintas a mí. Abuelas sin apenas estudios, amas de casa que buscaban entretenerse, algunas profesionales de mediana edad que dejaban esa tarde a los hijos a cargo del marido. Todas ellas enriquecieron mis lecturas con puntos de vista tan diferentes a los míos. Cada mes leíamos todas el mismo libro y luego nos encontrábamos para comentarlo. Aquellos ojos leían libros distintos a los míos, aunque llevaran el mismo título. Se detenían en detalles en los que no había reparado, entendían a los personajes de otra manera, encontraban otras explicaciones a los mismos acontecimientos, hacían distintas lecturas de idénticos finales. Estoy segura que si hubiera leído aquellos mismos libros acompañada de mis amigas, nuestras lecturas no habrían diferido apenas. Por lo que aprendí que compartir libros con mis amistades o con mi entorno más cercano era un ejercicio de autoafirmación más que de buscar nuevas aportaciones.
Me he dado cuenta que con las redes sociales pasa exactamente lo mismo. Resulta útil para que no se te escape la última novedad musical, literaria o de cine. Y también para seguir recomendaciones que sé que me gustarán. Al final en la vida te acabas rodeando de personas afines a ti. Que cojean del mismo pie ideológicamente, con similares valores, intereses y gustos. Si una de mis amigas más antiguas comenta en el facebook que le ha encantado una película, ya es suficiente razón para ir a verla al cine porque seguramente. Y casi todos hemos bebido de las mismas fuentes musicales y tenemos los mismos referentes cinematográficos. Incluso hay afinidades profesionales. En mi círculo social predominan educadores, pedagogos, maestros, trabajadores sociales, periodistas, filolólogos, psicólogos y en definitiva gentes con cierta sensibilidad social y humanística.
Así pues si lo que quiero es afirmarme en mis intereses, gustos, opiniones y valores miro qué dicen los demás en facebook. Y ya es fantástico porque cumplen su función. Pero si lo que quiero son perspectivas nuevas, descubrir otros autores, otros músicos radicalmente distintos, conocer otros puntos de vista, otras visiones de la vida…. Las redes sociales no son el mejor lugar donde descubrir nuevos horizontes.

dimarts, 22 de setembre de 2009

El triomf de la conversa


Tornem al tema de la comunicació en la nova web 2.0. Ja vam comentar l’altre dia que els nous canals de comunicació deixaven obsoleta la publicitat unidireccional i donaven, finalment, la veu al públic. El dret a opinar. En aquest mateix procés de participació i feedback, s’observa un altre fenomen ben interessant: el triomf de la conversa. La xarxa està basada en la conversa, en compartir informació. Abans la publicitat es dedicava a cridar. La clau estava en ser el que cridava més alt per atraure l’atenció. "ei, estic aquí!! mira'm!"Ara, el que triomfa és el que té la conversa més interessant.
La publicitat que només presenta un eslògan i no ofereix cap contingut de valor no sobreviurà. Les webs corporatives que només disposin d’informació comercial a les seves planes no seran visitades. Cada vegada menys la gent entrarà a veure una web per la “porta principal”, sinó que serà la web la que enviarà el contingut al mail o dispositiu de cadascú. Qui voldrà rebre anuncis sense cap valor afegit? Qui visitarà un bloc ple de continguts comercials? Qui voldrà ser “fan” d’un facebook corporatiu que només es dedica a intentar vendre’t els seus productes? La clau està en oferir un contingut prou interessant com perquè la gent se subscrigui a la teva web i rebi RSS de les teves novetats.
De la mateixa manera, un anunciant que interromp amb un anunci una conversa o una lectura d’un article no serà ben rebut. És molest. Aquest tipus de publicitat cada vegada és més contraproduent.
Només és un altre repte que ens obliga als professionals de la comunicació a ser més creatius i innovadors.

dijous, 17 de setembre de 2009

Bogeria, creativitat, normalitat i conformisme

Recentment he llegit l’entrevista que el suplement Magazine de La Vanguardia li feia al premi Nobel d’Economia John Nash, que segurament recordareu per la pel·lícula “Una mente maravillosa” amb Russell Crowe. El científic no se sent molt identificat amb la pel·lícula, que segons ell va inventar moltes coses basant-se en una biografia que al seu torn també s’inventava i malinterpretava moltes coses. De fet, Nash defineix el film com una “bona història de ficció”. O sigui, gens semblant a la realitat. Malgrat ser un científic d’intel·ligència extraordinària que ha fet grans aportacions a temes com la teoria dels jocs, el comerç, la biologia o les relacions humanes (que demostra es poden explicar de manera científica aplicant unes fórmules matemàtiques!), Nash és conegut per ser un geni malgrat patir durant 25 anys esquizofrènia, malaltia que ara pateix el seu fill. De tota l’entrevista, hi ha un comentari que se m’ha quedat atrapat al cap donant voltes com un ocell engabiat. Nash que coneix com ningú el terreny de la bogeria, assegura que “normalitat és conformar-se”. I conclou que una persona boja, o “anormal”, és aquella que no es conforma. Per tant, defensa la necessitat d’una certa bogeria o “anormalitat” per poder crear, per créixer, per poder veure amb claretat dins de la cova de Plató. En certa manera la genialitat té alguna cosa de bogeria. Això vol dir que les persones assenyades no poden ser creatives?
També li he donat moltes voltes inquietes a la idea de “normalitat=conformitat”. Vol dir quan dius “la meva vida s’ha normalitzat” significa que “t’has conformat”? Sigui com sigui, fa certa por la paraula “conformar”. Està envoltada d’un cert aire de fracàs. M’agrada més assumir o acceptar o entendre.
Aquest tema també lliga amb una idea que he descobert fa uns dies sobre teoria de les organitzacions. Les organitzacions estables no avancen. Estan perdudes, mortes, caduques, apàtiques. Avancen molt més aquelles organitzacions (països, empreses, entitats, famílies, parelles) que són més inestables perquè el canvi porta a avançar. Llavors, les persones inestables també avancen més que les estables? Potser per què estable=normalitat=conformar-se? I conformar-se és no avançar.

dijous, 10 de setembre de 2009

El noi que llegia un ebook






Ahir al 27 vaig descobrir un noi llegint un ebook. Era la primera persona que veia a Espanya utilitzant un ebook. Era en anglès, evidentment. Segurament és molt més fàcil aconseguir llibres digitals per a l’ebook en anglès. De fet, a Estat Units aquest aparell està molt popularitzat. És molt comú veure la gent al metro llegint el seu ebook. Sempre hi ha algú en un vagó que està submergit en la lectura en un d’aquests aparells. De fet, el metro està ple d’anuncis de complements que envolten aquesta nova tecnologia: fundes de colors i diversitat d’accessoris. Els meus companys i jo teníem la teoria que eren actors i actrius contractats per difondre l’ebook entre el públic general, per despertar la curiositat, per començar a generar expectativa. Però la indiferència de la resta de passatgers ens va fer canviar d’idea. Ahir el noi que llegia un llibre electrònic sí va aconseguir mirades curioses i sorpreses. Per un moment em vaig preguntar si aquest sí que era un actor-ganxo. Al seu costat, una senyora llegia un llibre tradicional en paper. Ja s’han aixecat les primeres veus que pronostiquen el perill d’extinció del nostre apreciat llibre en paper. Són les mateixes veus de sempre que posen el crit en el cel davant de qualsevol avanç tecnològic i que encara lamenten la desaparició del entranyable disc en mans del malvat CD. Bé, segur que aquestes veus tenen el mateix to que aquelles veus que es devien alçar al voltant del segle XV quan Gutemberg va crear aquell fabulós invent. Quina creieu que era l’opinió dels monjos que tenien per única funció a la vida copiar manuscrits a mà durant anys?Reconeguem-ho: l’ebook aporta molts avantatges. Sobretot per a tots aquells amants de la lectura que hem de sobreviure gràcies als préstecs dels amics i les biblioteques. I no és perquè no vulgui contribuir a la subsistència de la indústria editorial. És que els recursos són limitats. Els econòmics i els d’espai. Els pisos de 50 m2 en que viu la meva generació no permeten aquelles somiades biblioteques borgianes. I això que segons Cortázar, les biblioteques no són més “cementiris de llibres”. Estic d’acord amb el meu estimat Cortázar. Els llibres només estan vius mentre els estan llegint, siguin en el format que siguin. Les històries que expliquen aquests llibres sí que tenen una vida més llarga, el temps que aconsegueixin arrelar al teu cap. Aquells personatges, diàlegs, frases, passatges als que sempre tornes, en els que has deixat un àncora, estan més vius que el suport físic en què et van arribar. I és que continuant amb Borges “me enorgullezco más de lo que he leído que de lo que he escrito”.

dilluns, 7 de setembre de 2009

Recomanación para los recién llegados de Nueva York


¡Qué emoción es volver de Nueva York y regresar a sus calles de la mano de Paul Auster! Me he acercado varias veces a este premiadísimo autor con mucho entusiasmo inicial pero con una cierta decepción final por las promesas incumplidas de ofrecen sus páginas. Sin embargo, he logrado reconciliarme con él gracias a su vinculación con Nueva York.

Sus personajes habitan en barrios donde he vivido, pasean por parques donde he descansado, vagan por calles donde me he perdido, se persiguen en estaciones de tren donde me he detenido. Leyendo sus libros recorres NYC casi con los ojos cerrados, como si sus palabras fueran trazando itinerarios en un mapa.

Concretamente Trilogía de Nueva York no sólo me ha vuelto a traer esa ciudad que tanto me ha fascinado sino que me ha descubierto historias que han enriquecido mis recuerdos. Sus libros están salpicados de anécdotas e historias de la ciudad. Como la narración de la desgraciada historia de los ingenieros que puente de Brooklyn. El ingeniero que lo construyó, Roebling, murió de tétanos al tener que amputarle los dedos de un pie que se había fracturado durante las obras de construcción del puente. Lo sucedió su hijo en el cargo que también murió por culpa de un accidente ocurrido en las obras del puente, puesto que se quedó atrapado demasiado tiempo atrapado bajo el agua el los pozos de cimentación del puente. Postrado en la cama acabó la construcción del puente dándole las instrucciones a su esposa, que se convierto en ayudante de ingeniero y fue la primera persona que cruzó el puente cuando se abrió.

Además de por permitirme regresar una y otra vez a NYC, y por las historias de la ciudad que te regala, me ha sorprendido como Auster logra convertir en materia de ficción la vida anodina de un escritor.

Vagando por las calles de Nueva York como si fuera el universo donde se localiza la frontera entre la realidad y la fantasía. Los que escriben, escritores profesionales o frustrados escritores o escritores ocasionales o falsos escritores son víctimas de sus propias ficciones, obsesiones y laberintos de la mente. Como Don Quijotes fascinados con sus propias fantasías. Leyéndolo lleva un momento en que llegas a dudar de tu propia cordura.

Sin duda son novelas de misterio, pero muy alejadas de la clásica novela de misterio de género. Y sin duda también con una altura literaria que consigue que su prosa clara, concreta, sencilla, directa te envuelva hasta hacerte sumergirte en la intriga y llegar a sentir miedo e inquietud, especialmente leyendo las letras que dibujan los pasos del anciano profesor psicópata de “Ciudad de cristal”.

dijous, 3 de setembre de 2009

El blog como pista de baile

En estos primeros días de vida como bloguera, he tenido sensaciones que he vivido de manera muy parecida a aquellos días de primera adolescencia en que pise por primera vez una pista de baile (de discoteca se entiende, porque ¿quién no ha bailado de niño/a en las fiestas de su pueblo o de su barrio?). Esa emoción de mostrarte en público por primera vez, esos primeros pasos pudorosos y tímidos al ritmo de la música, una mirada de reojo por si alguien te está observando, poco a poco tus brazos se separan de tu cuerpo, tus pies ganan espacio en la pista, te atreves incluso a mover los hombros. Si hay alguien mirando ya casi no va a notar que hoy te estrenas en la pista. ¿seguro? Tal vez incluso vives algun momento de pánico y la barra se te antoja como el más confortable de los refugios. Y entonces te retiras hasta el próximo intento que “ya he tenido suficiente por hoy”. O te quedas, porque “ya que estamos, lo peor ya ha pasado”. Y cuando llega ese pensamiento es que ya has cruzado la frontera. Seguramente cada vez que vuelvas a pisar la pista de baila te asalte esa punzada de timidez como al cantautor que se presenta ante su público por muchos conciertos que arrastren sus cuerdas, pero el miedo ya está superado. La pista ya es terreno ganado. Es ponerse a sonar la música y el cuerpo se pone en movimiento y las manos se deslizan por los acordes como viejos conocidos. "Ya está, lo peor ya ha pasado".

dimecres, 2 de setembre de 2009

Segmentación del público en 2.0

En las últimas charlas a las que he asistido sobre comunicación 2.0 siempre hay alguien que se echa las manos a la cabeza por la segmentación de informació y mercados que supone la democratización de los contenidos y la información.

El hecho de que cualquiera pueda ser emisor de contenidos e información, que pueda opinar públicamente sobre tu empresa o tu web o la noticia que has escrito aparece como una amenaza. El público tiene voz. Se acabó aquella época fácil de instalarse en una atalaya y lanzar mensajes, programas, informaciones a las masas sin que nadie rechistara. Sí que rechistaban, lo que pasa es que nadie los escuchaba.

Pero esto no es lo que más espanta o escandaliza a los de mi gremio. Después de escuchar varios discursos de indignación sobre el tema creo que básicamente están preocupados porque además de poder opinar ahora el público también tiene el poder de elegir. Elegir los mensajes y la información que recibe. Gracias a los RSS, a los podcasts, y a todo este tipo de aplicaciones, el público ya no va a visitar tu web a leer lo que le apetece, o ya no pone tu canal en el programa que le interesa sinó que sólo recibe en su ordenador/móvil aquella información, programa, sección que le interesa.
Y ¿dónde está la indignación de esta conquista democrática? Mis colegas estan preocupados porque el público pierde la visión de conjunto. Ya nadie tendrá una perspectiva general de lo que pasa en el mundo, sino que recibirá una información sesgada. O sea, sólo la información que le interesa. Por ejemplo, dejará de saber que hay un conflicto diplomático entre dos países pero estará al día de todas las novedades de la temporada de setas. Todos andaremos por ahí encerrados en nuestro universo sin compartir una información común. Sinceramente, no creo que eso vaya a suceder. Y si eso sucede ... ¿qué importa? También ahora yo paso las páginas de deportes sobre el último fichaje del Rel Madrid o cambio de emisora cuando empieza la información rosa o me voy a recoger la cocina si emiten noticias de sucesos. También yo ahora convivo con gente que está a la última sobre la vida de Belén Estaban mientras yo no tengo ni idea. No sólo convivo, tengo relación con esas personas porque encuentro otros lugares comunes por los que transitar juntos. La ventaja de estos formatos es que en un momento en que el tiempo es un precioso valor... no tengo que perder el tiempo pasando las páginas que no me interesa o cambiando de canal.
Pero seamos honestos. Los que asistimos a estos debates no perdemos el sueño por la desinformación de la población, sino por la segmentación de nuestro público objetivo. “Los consumidores son tan difíciles de alcanzar” se lamentan. El público está tan disperso, tan en micro-espacio, especializado, fragmentado. ¿es el fin de la publicidad? De la publicidad tradicional posiblemente. De la publicidad eficaz es comienzo. ¿La segmentación del público no era la clave de la publicidad? Ahora pueden impactar sus mensajes más específicamente. Los anunciantes de productos para el cuidado de las flores ya saben dónde está su público: los que se descargan post y RSS sobre reportajes de botánica. Ahora ya no tienen públicos masivos sino microobjetivos. Ya no hace falta gastar enormes sumas de dinero en un anuncio en televisión sobre colonia de bebés dirigido a padres y madres de recién nacidos cuyo mensaje antes también recibían niños de 8 años, adolescentes, jóvenes, parejas sin hijos, parejas con los hijos mayores, abuelos, solteros sin descendencia.... Ahora podemos gastarnos mucho menos dinero en una publicidad más sencilla en un blog para padres primerizos. . Más barato, más eficaz, más directo. Claro que todas estas oportunidades pueden convertirse en un fracaso si la publicidad no sabe adaptarse a la nueva realidad.

dilluns, 31 d’agost de 2009

Llegeixo avui un estudi elaborat per Adecco i l’IESE Business Schooll que els immigrants amb més alt nivell d’estudis són els que més tenen més problemes per trobar feina a Espanya. No sé per quina associació d’idees m’ha vingut al cap el darrer viatge a Istambul on em vaig fixar en un pràctica que aquí cada vegada abandonem més: crear llocs de treball. Mentre aquí competim per veure qui pot eliminar més llocs de treball com ara conductors/es de metro, venedors/es de bitllets a les taquilles, restaurants sense cambrers/es i botigues sense dependents/es ... a Turquia no escatimen en personal. És agradable anar a un bar i tenir sempre un cambrer pendent de tu, és reconfortant fer una excursió en ferry i veure avançar els venedors de begudes i àpats entre els seients oferint una beguda freda o calenta als passatgers, mentre aquí ens conformaríem amb una trista sala amb màquines expenedores. Als transports públics també hi ha sempre una tasca per a casa persona: els venedors de bitllets, les persones que col·locades al costat de les rodes d’accés tenen la doble funció d’assistir al visitant desorientat i controlar que tothom accedeixi al tramvia, metro o autobús pagant. També ens els autobusos turcs, el conductor ja no ha de preocupar-se per atraure el passatger més xerraire perquè li doni conversa atès que està acompanyat en la seva jornada laboral pel cobrador, una figura que la meva mare recorda que existia als autobusos i tramvies de Barcelona. Professions i oficis que ja formen part del passat. I en definitiva, llocs de treball que s’han perdut i que existien per facilitar la vida del client o passatger. Sóc conscient que les empreses, i especialment els organismes públics, han de reduir despeses. I en aquest cas en despeses de personal. Però és inevitable trobar a faltar aquesta atenció personal que gaudeixes en una ciutat com Estambul.

divendres, 28 d’agost de 2009

Una nova paraula: quisicosa

M'encanta descobrir noves paraules, sobretot si són poc conegudes i ajuden a definir una realitat que existia però a la què jo no sabia posar-li nom. I cada vegada que succeeix aquest petit miracle, em prometo que aquella troballa no serà en va. És a dir, no només vull incorporar-la al meu diccionari personal sinó que em poso l’uniforme de la responsabilitat de contribuir a la seva difusió entre els meus coneguts. Malauradament, no sempre acompleixo tot allò que em prometo a mi mateixa (però Déu ni do les promeses realitzades que tatxo cada setmana de la meva llista de temes pendents). I aquí va una més.

Aquesta setmana fullejant les primeres pàgines del llibre
“La revolución de la riqueza” dels sorprenents Alvin i Heidi Tofflen he descobert la paraula en castellà “quisicosas”. El traductor del llibre ens fa aquest regal il·lustrant-nos sobre el significat d’aquesta paraula. Es tracta d’una traducció de la paraula “factoids” inventada pel periodista Norman Mailer (un dels grans noms del Nuevo Periodismo, aquella tendència periodística dels anys 60 i 70 que em va reconciliar amb la professió quan estudiava a la facultat) en el seu llibre sobre Marilyn. La paraula es refereix a, i cito al traductor: “verdades parciales o extrapoladas sin valor real para el conocimiento y que proporcionan una información poco significativa”.


Quantes vegades ens trobem els mitjans de comunicació del nostre país immersos en la missió que ens convencem que estem davant d’una informació transcendental quan no és més que un fet irrellevant que ells volen convertir en gran notícia. El pitjor és quan la resta de mitjans per no quedar-se enrera pugen al carro de la “quisicosa” i sorgeixen les notícies col·laterals a partir d’aquesta. I no parlo només de la premsa rosa o dels programes de televisió de successos o sensacionalistes, sinó que tots cauen en el algun moment en la temptació de la “quisicosa”, en ser capaços de fer que el carrer vagi ple d’una notícia sense interès periodístic que hem convertit en estrella.

dijous, 27 d’agost de 2009

¿La prensa escrita caduca?

Pese a la inmediatez y infinidad de opciones que te permite Internet, confieso que soy de las que sigue teniendo cierta querencia a leer el periódico en papel. Me gusta pasar las páginas (aunque luego deje mis huellas dactilares por todas parte, sobre todo si llevo pantalones blancos), doblarlo, subrayarlo y a veces recortarlo. Pero tal y como están enfocados actualmente, me parece que tienen los días contados. Hace un mes comiendo con una periodista de La Vanguardia tuvimos un debate sobre el tema y ella se negaba enérgicamente a aceptar a esa posibilidad bastante indignida con la idea. ¿Qué interés tiene que la información del día o la portada sea la noticia de un accidente/atentado/acontecimiento que tuvo lugar ayer al mediodía? En este tiempo ya nos hemos informado a través de la radio, la televisión e Internet. La mayoría de los diarios tal y como están concebidos hoy no nos aportan nada nuevo a la información que ya tenemos. Pero eso no significa que vayan, o que tengan, que desaparecer, pero que necesitan hacer un viraje hacia otros terrenos periodísticos pienso que está fuera de toda duda. Como fuente de información de noticias ya no pueden aportarnos nada, pero su valor añadido puede estar en ofrecer reflexión, análisis y opinión para leer de manera pausada y relajada en el autobús, frente a una taza de café o en una tumbona, como nos gusta hacer a los amantes del papel. Hay que reconocer que se han dado algunos pasos. Los reportajes en profundidad aportando un enfoque diferente a los temas de actualidad que cada día nos ofrecen las páginas centrales de El País y La Vanguardia van en ese camino.
Un ejemplo. Ayer leo en la edición escrita de El País (y hoy en El Periódico) la noticia que Wikipedia extremará las revisiones de sus entradas para evitar errores como el que hace unos meses daba por muerto al senador Kennedy (cuando murió ayer), información que ya está antigua para mí puesto que la leí hace varios días en Internet.

dimecres, 26 d’agost de 2009



Gairebé cada vegada que passava la meva targeta per la màquina per accedir al metro de Nova York intentava no tenir cap problema amb roda giratòria perquè em venia al cap una escena de la pel·lícula The Visitor que vaig veure fa unes setmanes als cinemes Verdi. En aquella escena, un incident tan intranscendent com quedar-te atrapat durant un instant en la roda giratòria d’accés al metro canvia la vida d’un dels protagonistes, un jove músic sirià que no té permís de residència per viure als Estats Units, i per conseqüència la de la resta dels personatges de la pel·lícula. Sempre m’ha inquietat el fet que els esdeveniments més insignificants, poden ser la pedreta a la cadena que faci saltar pels aires tota la nostra vida. La pedreta en el camí que canviï el teu destí. Para lo bueno y para lo malo. En aquest cas, l’incident ens permet sentir la impotència contra el sistema burocràtic americà i les seves dures lleis d’immigració. Un sistema deshumanitzat, fred, absurd, hermètic, una paret contra la que s’estavellen els personatges. Il·legal, sense papers, indocumentat, tots els noms que ens inventem per negar la llibertat de les persones a viure on els dóna la gana. On són feliços i fan feliços als altres. Concretament, la presència del músic sirià fa feliç al protagonista de la cinta, un professor universitari trist i desil·lusionat. I és que la pel·lícula també reflecteix el fracàs de rendir-nos a una vida avorrida i monòtona, la tristesa de tenir una feina que no ens estimula, l’apatia que suposa perdre l’interès per tot.

The visitor no parla de la soledat, una paraula que té una mala fama absolutament injustificada, sinó de l’aïllament social i, sobretot, de l’aïllament emocional. De com els éssers humans necessitem crear vincles i lligams amb altres persones per sentir-nos vius. El senzill fet d’acostar-se a algú, preocupar-se per algú, cuidar d’algú, interessar-se per algú i que algú s’interessi per tu pot aconseguir pintar de color una existència gris. Fins al punt de donar sentit a una vida. I què passa quan aquest algú és un autèntic desconegut? Com retenir aquesta presència al nostre costat? (La foto és meva).
Per cert, la imatge antipàtica i de fredor burocràtic dels funcionaris que surten a la pel·lícula contrasta amb la meva experiència amb els funcionaris de Nova York i en general amb tota la gent que m’he trobat en aquesta ciutat, amable, sol·lícita, simpàtica, amb una predisposició admirable, i inesperada, a ajudar El Visitant. Especialment grata va ser la meva sorpresa amb el personal d’immigració de l’aeroport, tot simpatia i somriures. Una coneguda em va explicar que dins de cada garita tenen un cartell del Govern que els recorda que la imatge que ells donen és la primera que té el visitant quan arriba a Estats Units. Una evidència que no sempre tenim tan clara al nostre país.

dimarts, 25 d’agost de 2009

El perquè de tot plegat

El título es para intentar enfadar un poco a la mítica heroína de “Lo que el viento se llevó” y llevarle la contraria. Porque en lugar de vivir anclada en el pasado o posponer la vida para mañana, mi espíritu es más afín al Carpe Diem renacentista. Y no sólo se trata de disfrutar el presente, también es porque mi carácter metódico y disciplinado me abstiene de dejar de las cosas para mañana. Y centrándonos en el hecho de escribir en el blog, porque de eso se trata, porque en un mundo que avanza a ritmo tan vertiginoso hay cosas que es preciso decir/expresar/comentar hoy porque mañana ya estarán caducas. Y para recordarme a mi misma que en El Principio, mi principio, siempre estuvo el cine.