dijous, 23 de setembre de 2010

El networking, clave para tu desarrollo profesional

El último artículo que he escrito para Feminasonline.com es sobre la importancia creciente de las relaciones personas y profesionales para crecer en el terreno laboral. Una estrategia que algunos practicábamos de manera espontánea desde hace años, sin saber que tenía un nombre, y es que para mí también entraña una manera de ser y de comportarme basada en comparatir la información y los recursos y poner en contacto a las personas.

http://www.feminasonline.com/trabajo-y-formacion/El-networking-clave-para-tu-desarrollo-profesional.html

dijous, 16 de setembre de 2010

Barcelona: un aeroport inaccessible

Visc ans 5 o 7 minuts en cotxe de l’aeroport de Barcelona. Agafo avions amb freqüència i tornar de l’aeroport es converteix en una autèntica odissea. No tinc cotxe ni m’agrada passar-me vida demanant favors a familiars i amics perquè vinguin a buscar-me a l’aeroport, així que puc trigar el doble de temps d’anar de l’aeroport a casa meva que de fer el trajecte Santiago-Barcelona en avió A més, tota la infraestructura que envolta l’aeroport no està pensada per al viatger, no és gens accessible. Aquesta és la crònica d’una arribada típica a l’aeroport de Barcelona. Si arribes a la nova termina de l’aeroport (com la majoria de les darreres vegades que he viatjat) ja necessites uns 10 minuts per sortir de la terminal atès que la sortida no està propera a les portes d’embarcament sinó que has de seguir un laberint de fletxes i indicacions que ¡oh sorpresa! et fan passar pel mig de la zona de botigues de la terminal. Un cop fora has d’agafar un autobús que et porta a l’antiga terminal. Un autobús d’AENA que no està dissenyat per al seu ús: fer de transfer de viatgers d’una terminal a l’altra. En altres aeroports del món on tenen aquests serveis, l’autobús és més ample del normal, amb els seients enganxat a la paret, deixant espai al passadís i per seure i portar la maleta amb tu, a més d’un espai específic per deixar l’equipatge. Els autobusos que fan la connexió entre terminals de l’aeroport de Barcelona són igual que els autobusos de línia de Barcelona però pintats amb els colors corporatius d’AENA: amb els seients alineats de dos en dos, un passadís estret, seients estrets on entres tu o la maleta i cap espai per l’equipatge. Per tant, els seients del mig del passadís sempre queden buits i com que es tracta d’un autobús d’aeroport, la gent entra amb maletes, però s’han d’apinyar a l’entrada i la sortida perquè les maletes acumulades al passadís impedeixen el pas. La meitat de l’autobús queda inutilitzat.
Aquest autobús que triga uns quinze minuts en fer el recorregut, mentre la gent apinyada trontolla sobre les seves maletes i perilla de caure. Aquest autobús et deixa a la porta de l’antiga terminal, en comptes de portar-te a l’estació de la RENFE, a on es dirigeix el 90% dels passatgers de l’autobús (de fet, l’autobús per anar a la nova terminal surt de la RENFE). Per tant, tothom ha de travessar el pas superior per arribar a la RENFE on queden rastres del què era una antiga cinta mecànica que ara no existeix. Imagino la cara de viatge estranger que arriba a Barcelona per primera vegada i ja es troba amb la imatge cutre de “la no cinta” de la llarga passarel•la a la RENFE que s’ha de recórrer arrossegant la maleta. Quan arriba el tren a l’estació, que surt cada 30 hora, i pots arribar a la porta del tren després del caos i embut que provoca una andana tan estreta on tothom entra i surt per la mateixa entrada, resulta que per pujar al tren has de fer un salt enorme perquè la porta està molt alta (inaccessible per una persona amb cadires de rodes i molt difícil per algú amb mobilitat reduïda). Si baixes a la segona parada de la RENFE, a Bellvitge, no és una estació adaptada (tot i ser la segona estació de la línia de l’aeroport), per tant, has de baixar i pujar infinitat d’escales per sortir de l’estació. Finalment arribo a l’estació de Gornal dels Ferrocarrils de la Generalitat que sí que és accessible i adaptada. Quan arribo a casa meva, després de dos parades de ferrocarril, poden haver passat unes dues hores des de que vaig aterrar a Barcelona.
Alguns diran... doncs agafa un taxi. És cert que arribo a casa en 5 minuts, però si el taxímetre marca 9 euros, el taxista em cobra 20 perquè és la tarifa mínima des de l’aeroport, així que s’embutxaca 10 de propina per un trajecte de 5 minuts.

dijous, 9 de setembre de 2010

Mi no opinión sobre Cuba

Nunca sería una buena tertuliana. La empatía no siempre es una virtud. A veces, me pongo tanto en el lugar del otro que llego a comprender sus argumentos y opiniones (con evidentes excepciones que golpean mis principios y valores). Por eso soy sufría tanto en mi primera experiencia laboral como teleoperadora en atencióna al cliente en una operadora que daba un pésimo servicio a sus clientes. Por eso soy una negociadora malísima que no consigue buenas condiciones en un banco, en un bazar de Estambul, o pidiendo una mejora laboral. Debería estar prohibido sentir compasión de un jefe cuando te niega un aumento de sueldo que te mereces.
En ocasiones también quisiera ser de esas personas para las que todo es blanco o negro, para evitar perderme en el universo de grises y colores de toda la gama del pantone. Y así llevo semanas intentando crearme una opinión firme sobre Cuba, pero no lo consigo. Hay tantas perspectivas, tantas cosas para tener en cuenta, tantos matices, tantos argumentos a favor y en contra, tantas contradicciones, cuando has conocido a personas fantásticas que defienden con la misma pasión posiciones a favor y en contra, que he llegado a una única conclusión: no pudes crearte una postura firme sobre Cuba. Cuando la realidad es tan compleja, lo mejor es rendirse. Y aceptar tus limitaciones de pretender juzgar un país desde Europa, un país en el que has vivido sólo una semanas. Y además, ¿quiénes somos nosotros para juzgar un país cuando el nuestro es tan defectuoso? ¿Por qué hay un foco mediático sobre Cuba y todo el mundo opina y la juzga, y no lo hacen sobre otros lugares del planeta?
Algunas cosas que tengo claras son:
Que hay que reconocer los logros de la Revolución. La educación es una de las mejores del mundo con un 100% de alfabetización (aunque al parecer disminuye el nivel progresivamente), la sanidad (con médicos excelentes y cobertura total de toda la población, generando incluso un turismo sanitario en otros países de América Latina), la seguridad (que te permite ir tranquilamente por cualquier rincón oscuro de la Habana o dejarte la cartera en el autobús y recuperarla una hora después intacta) e incluso el asegurar las necesidades básicas de la población. Hay precariedad pero no hay miseria. La gente no lo tiene todo, pero no se muere de hambre, tiene la alimentación y el alojamiento asegurado. ¿Podrían decir lo mismo el resto de países de América Latina? ¿Respecto a seguridad, educación, sanidad, alimentación bàsica? ¿Méjico, Guatemala, Nicaragua, Brasil, Venezuela, Colombia? Ni siquiera en España podemos decir lo mismo, que nos hemos dejado encegar por la especulación financiera y el enriquecimiento rápido. En nuestro país también hay precariedad, y además cada vez avanzamos un poco más allá del límite y nos situamos en elevados índices de pobreza.

Se quejan algunos cubanos de que el sistema está corrupto. Que los dirigentes no creen en en la revolución y que está aprovechando estos años para enriquecerse y sacar lo máximo del país para disfrutar de una jubilación de lujo en Chile. ¿Qué podemos decir desde España que asistimos impasibles al desfalco y la corrupción de nuestros dirigentes, sin que pase nada, y encima les seguimos votando?

Y aún así, Educación, Sanidad, ... nosotros también tenemos un sistema educativo y sanitario excelente (en comparación con el resto del mundo), con la diferencia que nosotros tenemos libertad. Para viajar, para salir del país, para leer lo que queramos, tenemos libertad de premsa y podemos visitar las páginas que queramos en Internet. En Cuba no. Y a veces existe la libertad, pero las condiciones económicas son tan limitantes que esta supuesta libertad sólo es accesible a unos cuantos privilegiados.

Ellos no tienen derecho a tener una casa en propiedad (sólo si es heredada), pero y ¿la mayoría de los españoles? ¿tiene ese derecho? ¿lo tienen mis compañeros de generación? ¿ y nuestros hermanos pequeños?

Que como me dijo un amigo cubano , cálido y alegre y con un coche propio de Pedro Picapiedra , “Lo decepcionante no son las ideas o los sistemas sino los hombres que los llevan a cabo”.

Hoy tenemos algo que celebrar

Un siglo de mujeres en la Universidad, artículo de Catalina Lara

Hace 100 años, el comienzo del curso 1910-11 iniciaba una era en España: la del libre acceso de las mujeres a la Universidad.
Leer todo el artículo completo

Fantástico artículo para recuperar un momento tan importante de nuestra historia, para recordar los nombres de las pioneras y para celebrar que hoy somo mayoría en la Universidad (el 60%). Aunque todavía nos queda mucho por recorrer

- pese a ser mayoría, sólo el 13% de los catedráticos son mujeres
- sólo el 16,6% de los tribunales de tesis está presidido por una mujer
- y sólo hay 6 rectoras en toda España.

dijous, 2 de setembre de 2010

La columna de televisión de El País

A simple vista puede parecer un poco frívolo, pero desde hace años lo primero que leo cuando el diario El País es la columna de Televisión. Es mi preferida. Lo de ser la columna de crítica de Televisión se me antoja casi una tapadera. Bajo el epígrafe superficial de la crítica televisiva se se escribe desde hace años lo que a mí me parece el análisis y la opinión más brillante, lúdida, interesante, y díscola, de todo el diario (y como me parece uno de los mejores diarios del país, posiblemente de todo el País). Vamos que de televisión se habla poco. Muy poco. Se nota que los columnistas juegan a utilizar cualquier motivo televisivo, metido a menudo con calzador, para lanzar su crítica corrosiva. Son artista en lo que se podría denominar "irse por los cerros de Úbeda". La televisión es sólo una excusa. A veces, me pregunto, "¿Se dará cuenta la dirección del periódico que el periodista les boicotea la columna?" "¿es una broma del diario?" o tal vez "¿Colocan en la puerta de atrás, en la columna que aparentemente sería la menos leída, las opiniones más comprometidas?". Me da la sensación que es como nos han explicado que durante la Dictadura la única manera que tenían los diarios de explicar lo que pasaba era la sección de "Cartas al director". Desde que descubrí eso, también es una de mis secciones preferidas. El pulso de la realidad, que dirían en estilo rimbombante.

Además, parece que todos los articulistas que se encargan de la columna siguen el mismo patrón rebelde, crítico y brillante. Me encantaba cuando la columna la escribía Haro-Teclén que lo hizo durante tantos años hasta que murió. Pensaba que nada sería igual sin su voz lúdida y coherente. Pero durante mucho tiempo he alucinado con la valentía de las columnas de Enric González, brillante sucesor, que incluso se comenta que lo mandaron de corresponsal a Jerusalen por alguna columna incómoda (que por cierto tiene un blog del que me acabo de hacer fan). Empecé a leer las columnas de su sustituto con cierto escepticismo. Pero David Trueba sigue la estela irónica, sencilla y mordaz que caracteriza la columna. Me encanta. Como muestra, la columna de hoy.

Cancún: De entre todos los viajes del verano, me quedo con el de Aznar a Melilla. Corto pero intenso. En mitad de un conflicto fronterizo, la presencia del ex presidente, a título personal, fue maravillosamente gráfica. Los ex presidentes reclaman actuar a título personal como las chicas guapas insisten en que no se les valore solo por el físico. Pero nosotros somos muy simples y la belleza nos ciega tanto como a un ex mandatario le ciega el pasado.
Si queréis seguir leyendo: http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/Cancun/elpepirtv/20100902elpepirtv_2/Tes