dijous, 25 d’agost de 2011

Alemanya dóna suport econòmic al lleure dels infants

Dinar en un fast-food de l’estació de Sants amb una amiga que ha d’agafar el tren a Donostia, on fa anys es va traslladar a viure-hi, i que cada any torna a Barcelona a passar les vacances amb la seva família i marxa fastiguejada dels atacs dels mosquits tigre a ella i a la seva filla petita.
En aquella conversa a corre-cuita m’explica que la seva germana fa dos mesos que viu a Frankfurt on s’ha traslladat amb les seves dues filles petites (menors de 4 anys) perquè el seu marit (català com ella) fa uns sis mesos que està treballant allà. Ha trobat feina a Alemanya després de molts mesos d’atur i de buscar-ne durant molt de temps a casa seva, Barcelona. Però el més sorprenent és que la seva germana amb només dos mesos de vida a Alemanya (i el marit amb menys de sis mesos de cotització) ja reben tot un seguit d’ajuts socials envejables. Tenint en compte que el seu marit cobra un sou prou acceptable. M’explica que els han fet un exhaustiu estudi dels seus ingressos, situació, entorn on viuen, equipaments que tenen al barri, a casa seva (prenent nota dels electrodomèstics que tenen per exemple). L’Administració li paga tres hores d’alemany gratuït a la mare cada dia, i mentrestant una escola bressol gratuïta per la nena més petita i una escola bressol durant tot el dia per la més gran. Per aquesta última només ha de pagar 20 euros ... a l’any! De tota manera, el que em va deixar en estat de shock va ser quan em va explicar que feia unes setmanes la seva germana havia rebut una carta on l’Administració li comunicava que havien revistat la seva situació econòmica i havien arribat a la conclusió que amb els ingressos actuals que tenien no era possible gaudir d’un temps d’oci familiar de qualitat, i que l’Administració considerava que per als infants era fonamental en el seu desenvolupament. Per tant, els assignaven 100 euros mensuals per nena perquè pugessin dedicar-ho a oci. L’Administració alemanya et dóna 200 euros al mes per oci! Perquè hi creu en l’oci, en el temps lliure, ... que per cert està reconegut com a fonamental en la Declaració Universal dels Drets dels Infants, i certament és un dels indicadors de pobresa infantil que estudia el Defensor del Menor. Mentrestant a casa nostra, en la terra del lleure educatiu, alguns càrrecs electes estan demanat 5 o 6 anys d’empadronament perquè els infants puguin rebre beques de menjador, negant als més petits el dret a una alimentació saludable.

dimarts, 23 d’agost de 2011

“La casa del mirador ciego”, una novel•la noruega sobre la resiliència d’una nena víctima d’abusos

Gairebé desconeguda al nostre país, la literatura noruega té algunes obres interessant que he descobert gràcies al meu darrer viatge. Una de les coses que més enriqueixen d’un viatge, a més de les experiències viscudes, la gent coneguda o les imatges que et queden a la retina, és l’oportunitat de descobrir altres cultures (música, cinema, literatura entre les meves inclinacions) a les què potser no t’hauries acostat mai.


Entre les diverses obres que he llegit aquest estiu, la que més m’ha colpit és “La casa del mirador ciego” de l’escriptora Herbjørg Wassmo, una de les narradores més importants dels països nòrdics i que jo desconeixia. També he descobert que gran part de la ficció noruega, ja sigui literatura o cinema, planeja sobre el món de la infància.

I és que la novel•la explica la història de Tora, una nena filla d’una noia noruega que es va quedar embarassada d’un soldat alemany durant l’ocupació de l’exèrcit de Hitler que va patir aquest país. Però tot això ho ha de desxifrar Tora dels missatges velats, dels secrets, dels comentaris que percep perquè la seva mare està emocionalment absent. Trista, derrotada, avergonyida, la mare de Tora s’amaga de la vida i no es comunica amb la seva filla. Treballa durant les nits en una fàbrica de peix, i deixa a la nena sola amb el seu nou marit, un home borratxo i cruel que abusa de la petita.

La única sortida que troba Tora per fugir virtualment d’aquests moments és abandonar mentalment el seu cos i volar a un altre lloc amb la imaginació. Són bastants els personatges infantils que en el cine o la literatura construeixen un món imaginari per refugiar-se d’una realitat tan dura que escapa a la seva comprensió infantil. La nena del Laberinto del Fauno, l’infant de La vida es bella.

La imaginació és una manera de fugir, d’allunyar-se anímicament per poder sobreviure. Una eina també de resiliència, per superar les circumstàncies vitals més esfereïdores.

A més, la infància permet moltes llicències lingüístiques que no encaixarien amb altres mirades. La infància, l’adolescència, els personatges amb certes limitacions intel•lectuals o aquells introvertits com podria ser la Colometa de la Plaça del Diamant o la protagonista de Primera Memòria d’Ana Maria Matute.

És aquesta mirada infantil el què permet a l’autora utilitzar un llenguatge gairebé líric per narrar la cruesa de la vida quotidiana de Tora i del seu poble. I és que la vida de Tora no és només dura per la seva solitud i abandonament matern i pels abusos que pateix, sinó també per l’atmosfera claustrofòbica i angoixant on viu la nena. Com capses de nines russes, les diferents esferes de l’entorn de Tora són espirals d’aïllament i foscor. Tora viu en una casa compartida amb altres famílies, en un edifici abandonat on viuen els més pobres, en un petit poble precari, en una illa aïllada del Nord de Noruega, on la meitat de l’any és de nit i fa un fred que impedeix sortir al carrer i establir relacions socials i fins i tot humanes amb altres persones.

De fet, també resulta molt interessant conèixer a través de la novel•la la vida quotidiana en la foscor, com la nit perpetua canvia els hàbits, els costums i el caràcter dels habitants del poble. I especialment resulta angoixant per una nena que sap que la foscor de la nit facilita la coartada dels abusos del seu padrastre.

A més d’aquest aïllament físic i emocional de l’entorn i de la vida de Tora, hem de recordar que es tracta de la filla d’una mare soltera, filla d’un alemany, un enemic, fet que li comporta el rebuig i les burles dels seus companys i veïns.

La novel•la, per tant, també ens permet conèixer un episodi poc conegut de la història de la II Guerra Mundial: l'ocupació nazi de Noruega.

“La casa del mirador ciego” va rebre el Premi de la Crítica a Noruega i és la primera novel•la d’una trilogia “Trilogía de Tora”.

Pots llegir també l'article sobre la resiliència que vaig escriure a Feminasonline

divendres, 19 d’agost de 2011

Austeridad, responsabilidad y cordura, rasgos que admiro de Noruega


Además de por su naturaleza espectacular, envidio a los noruegos por una serie de cualidades que forman parte de su manera de pensar y actuar como personas y como país.

Una de las cosas que más te sorprende es la cantidad de parejas jóvenes que encuentras con un mínimo de tres hijos. ¿Parejas jóvenes con tres hijos? En España se trataría de un fenómeno insólito. Claro, una de las explicaciones se encuentra en las condiciones de vida de los Noruegos y en su extraordinario Estado del Bienestar que facilita la conciliación de la vida familiar y laboral. Todas mis amigas madres trabajadoras ponen los ojos en blanco cuando les explico que las noruegas tienen dos años de baja por maternidad. Este sería sólo un ejemplo de las amplias condiciones sociales con las que cuentan. Ahora bien… estas condiciones no salen de la nada. Para tener prestaciones, el Estado necesita tener dinero. Así pues a la gente no le hace tanta gracia cuando explicas que el Estado se queda el 50% del sueldo de los noruegos.

En España nos gustaría tanto disponer de las prestaciones sociales que tienen ellos, pero no queremos ni oír hablar de pagar más impuestos. No sé de dónde nos pensamos que sale el dinero para pagar esas prestaciones. Me gustaría ver quién es el partido político que se atreve a hacer una campaña electoral prometiendo que subirá los impuestos. Sería su aniquilación segura. Porque aquí preferimos conseguir votos prometiendo menos impuestos, es decir, menos prestaciones, menos servicios, menos equipamientos. A veces, creo que cada uno tiene el país que se merece.

Y es que Noruega también ha sido uno de los países menos afectados por la crisis y que mejor se está recuperando. Y no es casualidad. Han hecho una gestión responsable y prudente de sus recursos. El Estado pero también la población.


Empezando por el Estado. En los años sesenta se descubrió que Noruega era rica en petróleo. Además por la orografía del terreno y por la cantidad de ríos, lagos, fiordos y cascadas existentes también tienen una potente industria hidroeléctrica. Sin embargo, en vez de ponerse a explotar a destajo los pozos de petróleo, y conscientes que era un recurso escaso y con un final, hicieron una explotación responsable y prudente. Por eso, es poco conocida Noruega como una potencia petrolífera, porque no extrae de manera masiva. Extrae poco a poco, lo que necesita. Y es más. Un porcentaje elevado de lo que gana con el petróleo, el Estado lo invierte en políticas sociales. Y aquí no acaba la gestión responsable de su riqueza natural: el 10% de lo que gana con el petróleo, el Estado lo guarda, lo ahorra… para cuando vengan las vacas flacas. Conociendo la construcción salvaje, la explotación descontrolada que en España hacemos de nuestros recursos naturales… estoy segura que ya habríamos secado los pozos hace tiempo. Como diría la sabiduría popular, eso es pan para hoy y hambre para mañana. Aquí muchos han preferido invertir todo su dinero en comprar fruta a granel para darse un hartón hoy, sin pensar que mañana se echaría a perder y no tendrían nada para comer. Aquí hemos preferido llenarnos los bolsillos hoy con la construcción, en vez de invertir en crear riqueza para el país.

De la misma manera prudente, con cordura, pensando en las generaciones futuras y no sólo en la riqueza del presente, que actúa el Estado lo hace también la población. No sé si es influencia de su mentalidad luterana, pero la austeridad y la discreción caracterizan a los noruegos. Disponen de coches resistentes y de calidad pero por la necesidad que impera en un país que está bajo la nieve la mitad del año y con unas carreteras que dejan mucho que desear. Pero son coches seguros, resistentes y confortables, que tienen hace año y que van reparando y arreglando cuando se estropean. Igual que la ropa. Ropa cómoda, resistente, de calidad, que les dura mucho tiempo y que amortizan durante años. Los mismos adjetivos podríamos utilizar para sus casas funcionales, discretas, cómodas, que resguarden del frío y donde pasar horas en las noches de sol del duro invierno.

En su mentalidad no tiene lugar la ostentación, la suntuosidad, el lujo, el aparentar. Así han sido educado, y así han vivido. Nunca por encima de sus posibilidades, sino con lo que necesitaban. Al contrario que en otras latitudes, donde la población compite por ser el que más tiene: la casa más grande, la ropa de marca más cara, por cambiar de coche, de móvil, de moto cada dos por tres. La ostentación, el aparentar son deporte nacional.

Estoy segura que esa mentalidad austera y responsable ha salvado a los noruegos de la crisis, y nos ha atrapado a nosotros en el barro.


dissabte, 13 d’agost de 2011

La frustrada invasión de la Vall d'Aran, un espisodio descubierto gracias a Almudena Grandes

Además de disfrutar del placer de su talento literario, leer las últimas novelas de Almudena Grandes me están descubriendo fragmentos desconocidos para mí de la historia reciente de España.

Aunque tengo que confesar me atrapó mucho más su novela anterior (El corazón helado), he leído “Inés y la alegría” con mucha emoción e interés. Y en ocasiones indignación y rabia.

Rabia por el pasado del que nos privaron que posiblemente nos habría situado hoy en un presente mejor. Aunque 30 años de democracia y de progresismo nos otorguen hoy cierta estabilidad para afrontar la crisis y sus daños colaterales (como recorte de los derechos y del Estado del Bienestar), nuestra fortaleza frente a estos envites sería mucho mejor si en vez de 30 lleváramos 80 años. Al menos tendríamos mucho más camino recorrido a la hora de recortar y no supondría tanto retroceso.

Gracias al la novela, me he dado cuenta como en los años treinta los partidos fascistas ascienden al poder en diversos países europeos (Alemania, Portugal, Italia, España) pero sólo España se rebela. El resto permiten ese ascenso con la cabeza baja. España es el primer y único país en Europa que se rebela contra un avance que el resto de países tanto temían. Leyendo la novela me indigno tantos años después contra la traición de los países democráticos (Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Noruega) que no apoyan al Gobierno legítimo de España, y que entregan al país en manos de los fascistas que sí reciben apoyo de Italia y Alemania. A cambio, miles de españoles que pese a haber sido abandonados y traicionados por “sus amigos” olvidan el desagravio y les ayudan en su propia Guerra. La novela habla de la AGE ( Agrupación de Guerrilleros Españoles) que voluntariamente se integraron en la resistencia francesa en la Segunda Guerra Mundial. Dieron su vida por luchar contra el fascismo pero apoyando a aquellos que los habían traicionado. Y con la esperanza de que una vez acabado el conflicto, estos países continuarían con su tarea y acabarían con el Régimen de Franco que sin embargo toleraron, consintieron, aceptaron y finalmente apoyaron. ¡Qué decepción para toda aquella gente! ¡Qué desolación debieron sentir!

“Inés y la alegría” habla de esos voluntarios valientes, orgullosos y luchadores en el Sur de Francia pero sobre todo de un acontecimiento totalmente desconocido para la mayoría de la población y que sin embargo pudo haber cambiado el signo de la Historia: La invasión de la Vall d’Aran.

En 1944, una vez que es evidente la cercana victoria aliada contra Alemanía, se cree ingenuamente que ha llegado el momento de España, que es la siguiente en la lista de países que serán liberados de las garras del fascismo. Creyendo que tendrán el apoyo de los Aliados, unos 4.000 y 7.000 soldados españoles que están luchando en la Resistencia francesa se presentan voluntarios para formar parte de la operación. Organizado por el Partido Comunista en Francia y en España, la Operación Reconquista de España tenía como objetivo es invadir España entrando a través de la Vall d’Arán. Y una vez allí establecer un gobierno provisional presidido por Negrín y luchar para recuperar el país. Una idea fantástica que pudo haber salido bien, pero nuevamente fueron traicionados. Como en 1936. Con este convencimiento entraron los primeros destacamentos en octubre de 1944, esperando encontrar al apoyo y el entusiasmo de los pueblos que iban liberando que se irían sumando a su ejército. No fue así. Encontraron miedo, pavor, desconfianza, traición. Incluso cuando liberaran a hombres que estaban encarcelados por haber luchado en el ejercito republicano, en vez de unirse a ellos, salen huyendo. España ya no es la misma que en 1936. El pueblo lleva 5 años de humillaciones, terror y muerte por parte de los vencedores. Ese es el primer factor de la derrota de la liberación de España. El segundo es que nunca reciben apoyo de los Aliados, ni siquiera de la dirección del Partido Comunista que les pide que se retiren.

Y es que la novela de Almundena Grandes también permite conocer los entresijos del Partido Comunista español. Las miserias y las conspiraciones de la dirección y la grandeza de las personas humildes que tienen fe en sus valores.

Y como curiosidad, “Inés y la alegría” también me ha desvelado la figura del padre de Franco, que un hombre liberal, mujeriego, progresista, moderno, y así mismo de uno de sus hermanos que fue un radical de izquierdas en la época de la República (incluso
obtuvo un acta de diputado por Esquerra Repúblicana de Catalunya), pero luego acabó combatiendo en el bando golpista. El padre de Franco, Nicolás Franco y Salgado-Araújo, que había abandonado a su madre por otra mujer con la que convivió muchos años, incluso es posible que tuviera una hija y con la que se casó públicamente en una gran fiesta. La autora llega a insinuar que una explicación a la obsesión de Franco por la pureza, la castidad y las normas puede tener su origen en un rebote contra el carácter libre y abierto de su padre y la “ofensa” contra su madre.


Como explica al final del libro, Almudena Grandes pretende explicar mediante historias cotidianas de personajes de ficción diversos acontecimientos trascendentales pero desconocidos de la historia reciente de España, inspirándose en los Episodios Nacionales de Pérez Galdós, que según la escritora fueron una auténtica revelación en su adolescencia. Resulta curioso también como en el mismo texto confiesa que había pensado utilizar la expresión “Episodios Nacionales” como homenaje a Galdós pero que el adjetivo nacional quedó desvirtuado tras el abuso que se hizo de él durante el Franquismo.

dimarts, 9 d’agost de 2011

Mi Estambul particular


Como es sobradamente conocida entre mis amistades mi pasión por Estambul, así como la afición reincidente de escaparme a la ciudad cuando tengo la oportunidad e incluso algunos saben que gané un premio por una guía de viajes que escribí sobre Turquía, es muy frecuente que mis conocidos que vistan por primera vez Constantinopla me pidan que les recomiende mis sitios favoritos.


Sin duda, si es la primera vez que se visita Estambul y se dispone de pocos días hay lugares imprescindibles que se encontraran en la lista básica de cualquier guía de viajes. Santa Sofía, la Mezquita Azul, el Gran Bazar + el Bazar de las Especias ocupan las tres primeras posiciones en el ránking. De hecho, son lugares tan imprescindibles que yo las he seguido visitando todas las siguientes veces que he acudido a Estambul. A continuación, como otros puntos básicos para una primera visita se encontraría el típico paseo por el Bósforo (que puede hacerse en un barco turístico pagando unos 10 o 12 euros o en un barco de transporte público de línea que sale desde el puerto de Uskudar en Asia y que hace el mismo recorrido pero realizando paradas), la Mezquita de Soleiman el Magnífico, subir a la torre de Gálata y llegar hasta el inicio del tranvía y recorrer la calle comercial Istikal hasta la plaza de Taksim. Finalmente, también sería importante visitar en una primera estancia en Estambul (pero yo ya no repetiría) Las Cisternas, el Palacio de Topkapi (hay que preveer una mañana o una tarde debido a la cola que suele formarse para entrar al Harem), el decepcionante Hipódromo (pero fácilmente visitable puesto que está junto a la Mezquita Azul) y la Iglesia de San Salvador de Chora. Si se tienen más días también puede invertirse en hacer cola para entrar al Palacio del Dolmabaçhe con visitas guiadas en inglés.

Hasta aquí la información turística básica sobre Estambul que todo el mundo encontrará fácilmente, y que puede ampliarse en un artículo que escribí hace un par de años.

Yo adoro ese Estambul, es el que me encandiló la primera vez. Pero son otros los rincones que me hicieron pasar de un amor a primera vista, apasionado pero pasajero, a un amor consolidado, fiel y entregado.


• De todas las mezquitas que recortan con sus minaretes el cielo encarnado de Estambul, yo prefiero una de las más pequeñas y discretas. La de Rustem Pasa Camï. A pesar de su céntrica ubitación, está a pocos metros del puerto y del bazar de las Especias, no es muy visitada porque para llegar a ella hay que encontrar el callejón adecuado. Curiosamente, nunca recuerdo el camino exacto. Me adentro por las callejuelas, intuyo el túnel preciso, apuesto por unas escaleras escondidas .. y al final de la oscuridad cuando ya estás segura de que has errado el camino… aparece. Pequeña, escondida entre las casas y los callejones, elevada sobre las casas pero sin que nadie pueda intuirla desde la calle. La recompensa se encuentra dentro con un intenso mar de azulejos azules.
• Otra de mis mezquitas favoritas es la Eyup. Y nuevamente implica tener que pasar una aventura porque no es tan accesible como las demás. Eyup es un barrio a las afueras de Estambul, bastante religioso y conservador (por eso no es el lugar ideal para vestir el escote y la falda más provocadores). Para llegar hay que coger un autobús que sale del puerto de Eminonu o de la estación de autobuses cercana a la Universidad, o un barco que cruza el Cuerno de Oro. Esta mezquita es uno de los lugares más importantes de peregrinaje del Islam puesto que está enterrado Eyup, el compañero de armas de Mahoma. Como tal, hay que ser muy discreto y respetuoso en este lugar. Desde el interior de la mezquita, a la preciosa fuente del patio y sobre todo en la sala donde está enterrado Eyup y muchas personas rezan y piden favores o la sanación de personas enfermas. La sala es extremadamente pequeña y concurrida pero es muy impresionante la devoción de los asistentes. Para continuar con la jornada de contemplación, la mezquita está rodeada de decenas de cementerios que suben hasta la ladera. Cementerios donde cada tumba nos cuenta una historia de la persona que está enterrada allí. Para recuperar el ánimo después de tanta intensidad, hay que caminar unos metros hasta el teleférico que lleva al mirador de Pièrre Loti.

Y allí, tomarse un té en la terraza del bar, visitar la tienda-museo dedicada al intelectual francés enamorado de Estambul, y disfrutar de las impresionantes vistas sobre el Cuerno de Oro.


Cruzar el puente de Gálata al atardecer y ver los pescadores en el puente. Es mi lugar preferido del mundo, como confesé una vez.
• Y más tarde cenar un bocadillo de pescado al lado de uno de los barcos que están junto al puente de Gálata. Rodeado de familias turcas, te sientas en unos taburetes y te sirven un bocadillo de pescado recién cogido allí mismo.
• Otro atardecer recomendable es coger un barco hasta Uskudar que está en la orilla asiática, al otro lado del Bósforo.

Y siguiendo siempre a la derecha por la orilla del estrecho llegar al Paseo Marítimo y sentarse en los cojines que hay dispuestos en el suelo para relajarse, tomarse un té, y mirar la puesta de sol recortándose sobre los minaretes.
• Al salir del Gran Bazar elegir una calle al azar y desplazarse en el sentido de la gente, sin dirección, sin rumbo. Deambular por el entramado de calles y descubrir las tiendas más inverosímiles especializadas en objetos concretos: tiendas de encaje, tiendas de ollas, tiendas de plantillas de zapatos, tiendas de cubiertos, tiendas de flecos, … Siempre tienes la sensación de haberte perdido en el laberinto de olores, gente, colores… pero inexplicablemente acabas llegando al puerto.
• Cuando los conocidos me piden que les recomiende lugares donde comer y cenar, no puedo situar un lugar concreto. Prefiero improvisar y comer por la calle, en puestos callejeros, comprarle fruta a un anciano que lleva horas con su carrito en una esquina, beberme un zumo de granada en un puesto ambulante, comerme el mejor bocadillo de hamburguesa casera que hace un señor junto al puerto, cerca del Dolmabaçhe, sentarme en un taburete en la calle y comer dos pizzas turcas, tomar un té y fumar en un cementerio por la noche o en una terraza semiescondida que hay bajando unas escaleras junto a la mezquita de Soleimán.
. Y para comprar una alfombra, o para conocer a una gente estupenda, lo mejor es pasarse por El Rincon de Fehmi donde nuestro primo Ziya o cualquiera de sus primos nos recibirá siempre acogedor con una sonrisa en los labios y un abrazo de bienvenida