dilluns, 28 de setembre de 2009

Más de lo mismo

Durante una época de mi vida participé en un club de lectura. Tengo muy buenos recuerdos de esos encuentros de intercambio con otras mujeres aficionadas a la lectura como yo (no es que el club tuviera limitaciones de género, es que como casi siempre a este tipo de actividades socioculturales sólo se apuntas mujeres). Yo era la más joven entre todas aquellas señoras aparentemente tan distintas a mí. Abuelas sin apenas estudios, amas de casa que buscaban entretenerse, algunas profesionales de mediana edad que dejaban esa tarde a los hijos a cargo del marido. Todas ellas enriquecieron mis lecturas con puntos de vista tan diferentes a los míos. Cada mes leíamos todas el mismo libro y luego nos encontrábamos para comentarlo. Aquellos ojos leían libros distintos a los míos, aunque llevaran el mismo título. Se detenían en detalles en los que no había reparado, entendían a los personajes de otra manera, encontraban otras explicaciones a los mismos acontecimientos, hacían distintas lecturas de idénticos finales. Estoy segura que si hubiera leído aquellos mismos libros acompañada de mis amigas, nuestras lecturas no habrían diferido apenas. Por lo que aprendí que compartir libros con mis amistades o con mi entorno más cercano era un ejercicio de autoafirmación más que de buscar nuevas aportaciones.
Me he dado cuenta que con las redes sociales pasa exactamente lo mismo. Resulta útil para que no se te escape la última novedad musical, literaria o de cine. Y también para seguir recomendaciones que sé que me gustarán. Al final en la vida te acabas rodeando de personas afines a ti. Que cojean del mismo pie ideológicamente, con similares valores, intereses y gustos. Si una de mis amigas más antiguas comenta en el facebook que le ha encantado una película, ya es suficiente razón para ir a verla al cine porque seguramente. Y casi todos hemos bebido de las mismas fuentes musicales y tenemos los mismos referentes cinematográficos. Incluso hay afinidades profesionales. En mi círculo social predominan educadores, pedagogos, maestros, trabajadores sociales, periodistas, filolólogos, psicólogos y en definitiva gentes con cierta sensibilidad social y humanística.
Así pues si lo que quiero es afirmarme en mis intereses, gustos, opiniones y valores miro qué dicen los demás en facebook. Y ya es fantástico porque cumplen su función. Pero si lo que quiero son perspectivas nuevas, descubrir otros autores, otros músicos radicalmente distintos, conocer otros puntos de vista, otras visiones de la vida…. Las redes sociales no son el mejor lugar donde descubrir nuevos horizontes.

dimarts, 22 de setembre de 2009

El triomf de la conversa


Tornem al tema de la comunicació en la nova web 2.0. Ja vam comentar l’altre dia que els nous canals de comunicació deixaven obsoleta la publicitat unidireccional i donaven, finalment, la veu al públic. El dret a opinar. En aquest mateix procés de participació i feedback, s’observa un altre fenomen ben interessant: el triomf de la conversa. La xarxa està basada en la conversa, en compartir informació. Abans la publicitat es dedicava a cridar. La clau estava en ser el que cridava més alt per atraure l’atenció. "ei, estic aquí!! mira'm!"Ara, el que triomfa és el que té la conversa més interessant.
La publicitat que només presenta un eslògan i no ofereix cap contingut de valor no sobreviurà. Les webs corporatives que només disposin d’informació comercial a les seves planes no seran visitades. Cada vegada menys la gent entrarà a veure una web per la “porta principal”, sinó que serà la web la que enviarà el contingut al mail o dispositiu de cadascú. Qui voldrà rebre anuncis sense cap valor afegit? Qui visitarà un bloc ple de continguts comercials? Qui voldrà ser “fan” d’un facebook corporatiu que només es dedica a intentar vendre’t els seus productes? La clau està en oferir un contingut prou interessant com perquè la gent se subscrigui a la teva web i rebi RSS de les teves novetats.
De la mateixa manera, un anunciant que interromp amb un anunci una conversa o una lectura d’un article no serà ben rebut. És molest. Aquest tipus de publicitat cada vegada és més contraproduent.
Només és un altre repte que ens obliga als professionals de la comunicació a ser més creatius i innovadors.

dijous, 17 de setembre de 2009

Bogeria, creativitat, normalitat i conformisme

Recentment he llegit l’entrevista que el suplement Magazine de La Vanguardia li feia al premi Nobel d’Economia John Nash, que segurament recordareu per la pel·lícula “Una mente maravillosa” amb Russell Crowe. El científic no se sent molt identificat amb la pel·lícula, que segons ell va inventar moltes coses basant-se en una biografia que al seu torn també s’inventava i malinterpretava moltes coses. De fet, Nash defineix el film com una “bona història de ficció”. O sigui, gens semblant a la realitat. Malgrat ser un científic d’intel·ligència extraordinària que ha fet grans aportacions a temes com la teoria dels jocs, el comerç, la biologia o les relacions humanes (que demostra es poden explicar de manera científica aplicant unes fórmules matemàtiques!), Nash és conegut per ser un geni malgrat patir durant 25 anys esquizofrènia, malaltia que ara pateix el seu fill. De tota l’entrevista, hi ha un comentari que se m’ha quedat atrapat al cap donant voltes com un ocell engabiat. Nash que coneix com ningú el terreny de la bogeria, assegura que “normalitat és conformar-se”. I conclou que una persona boja, o “anormal”, és aquella que no es conforma. Per tant, defensa la necessitat d’una certa bogeria o “anormalitat” per poder crear, per créixer, per poder veure amb claretat dins de la cova de Plató. En certa manera la genialitat té alguna cosa de bogeria. Això vol dir que les persones assenyades no poden ser creatives?
També li he donat moltes voltes inquietes a la idea de “normalitat=conformitat”. Vol dir quan dius “la meva vida s’ha normalitzat” significa que “t’has conformat”? Sigui com sigui, fa certa por la paraula “conformar”. Està envoltada d’un cert aire de fracàs. M’agrada més assumir o acceptar o entendre.
Aquest tema també lliga amb una idea que he descobert fa uns dies sobre teoria de les organitzacions. Les organitzacions estables no avancen. Estan perdudes, mortes, caduques, apàtiques. Avancen molt més aquelles organitzacions (països, empreses, entitats, famílies, parelles) que són més inestables perquè el canvi porta a avançar. Llavors, les persones inestables també avancen més que les estables? Potser per què estable=normalitat=conformar-se? I conformar-se és no avançar.

dijous, 10 de setembre de 2009

El noi que llegia un ebook






Ahir al 27 vaig descobrir un noi llegint un ebook. Era la primera persona que veia a Espanya utilitzant un ebook. Era en anglès, evidentment. Segurament és molt més fàcil aconseguir llibres digitals per a l’ebook en anglès. De fet, a Estat Units aquest aparell està molt popularitzat. És molt comú veure la gent al metro llegint el seu ebook. Sempre hi ha algú en un vagó que està submergit en la lectura en un d’aquests aparells. De fet, el metro està ple d’anuncis de complements que envolten aquesta nova tecnologia: fundes de colors i diversitat d’accessoris. Els meus companys i jo teníem la teoria que eren actors i actrius contractats per difondre l’ebook entre el públic general, per despertar la curiositat, per començar a generar expectativa. Però la indiferència de la resta de passatgers ens va fer canviar d’idea. Ahir el noi que llegia un llibre electrònic sí va aconseguir mirades curioses i sorpreses. Per un moment em vaig preguntar si aquest sí que era un actor-ganxo. Al seu costat, una senyora llegia un llibre tradicional en paper. Ja s’han aixecat les primeres veus que pronostiquen el perill d’extinció del nostre apreciat llibre en paper. Són les mateixes veus de sempre que posen el crit en el cel davant de qualsevol avanç tecnològic i que encara lamenten la desaparició del entranyable disc en mans del malvat CD. Bé, segur que aquestes veus tenen el mateix to que aquelles veus que es devien alçar al voltant del segle XV quan Gutemberg va crear aquell fabulós invent. Quina creieu que era l’opinió dels monjos que tenien per única funció a la vida copiar manuscrits a mà durant anys?Reconeguem-ho: l’ebook aporta molts avantatges. Sobretot per a tots aquells amants de la lectura que hem de sobreviure gràcies als préstecs dels amics i les biblioteques. I no és perquè no vulgui contribuir a la subsistència de la indústria editorial. És que els recursos són limitats. Els econòmics i els d’espai. Els pisos de 50 m2 en que viu la meva generació no permeten aquelles somiades biblioteques borgianes. I això que segons Cortázar, les biblioteques no són més “cementiris de llibres”. Estic d’acord amb el meu estimat Cortázar. Els llibres només estan vius mentre els estan llegint, siguin en el format que siguin. Les històries que expliquen aquests llibres sí que tenen una vida més llarga, el temps que aconsegueixin arrelar al teu cap. Aquells personatges, diàlegs, frases, passatges als que sempre tornes, en els que has deixat un àncora, estan més vius que el suport físic en què et van arribar. I és que continuant amb Borges “me enorgullezco más de lo que he leído que de lo que he escrito”.

dilluns, 7 de setembre de 2009

Recomanación para los recién llegados de Nueva York


¡Qué emoción es volver de Nueva York y regresar a sus calles de la mano de Paul Auster! Me he acercado varias veces a este premiadísimo autor con mucho entusiasmo inicial pero con una cierta decepción final por las promesas incumplidas de ofrecen sus páginas. Sin embargo, he logrado reconciliarme con él gracias a su vinculación con Nueva York.

Sus personajes habitan en barrios donde he vivido, pasean por parques donde he descansado, vagan por calles donde me he perdido, se persiguen en estaciones de tren donde me he detenido. Leyendo sus libros recorres NYC casi con los ojos cerrados, como si sus palabras fueran trazando itinerarios en un mapa.

Concretamente Trilogía de Nueva York no sólo me ha vuelto a traer esa ciudad que tanto me ha fascinado sino que me ha descubierto historias que han enriquecido mis recuerdos. Sus libros están salpicados de anécdotas e historias de la ciudad. Como la narración de la desgraciada historia de los ingenieros que puente de Brooklyn. El ingeniero que lo construyó, Roebling, murió de tétanos al tener que amputarle los dedos de un pie que se había fracturado durante las obras de construcción del puente. Lo sucedió su hijo en el cargo que también murió por culpa de un accidente ocurrido en las obras del puente, puesto que se quedó atrapado demasiado tiempo atrapado bajo el agua el los pozos de cimentación del puente. Postrado en la cama acabó la construcción del puente dándole las instrucciones a su esposa, que se convierto en ayudante de ingeniero y fue la primera persona que cruzó el puente cuando se abrió.

Además de por permitirme regresar una y otra vez a NYC, y por las historias de la ciudad que te regala, me ha sorprendido como Auster logra convertir en materia de ficción la vida anodina de un escritor.

Vagando por las calles de Nueva York como si fuera el universo donde se localiza la frontera entre la realidad y la fantasía. Los que escriben, escritores profesionales o frustrados escritores o escritores ocasionales o falsos escritores son víctimas de sus propias ficciones, obsesiones y laberintos de la mente. Como Don Quijotes fascinados con sus propias fantasías. Leyéndolo lleva un momento en que llegas a dudar de tu propia cordura.

Sin duda son novelas de misterio, pero muy alejadas de la clásica novela de misterio de género. Y sin duda también con una altura literaria que consigue que su prosa clara, concreta, sencilla, directa te envuelva hasta hacerte sumergirte en la intriga y llegar a sentir miedo e inquietud, especialmente leyendo las letras que dibujan los pasos del anciano profesor psicópata de “Ciudad de cristal”.

dijous, 3 de setembre de 2009

El blog como pista de baile

En estos primeros días de vida como bloguera, he tenido sensaciones que he vivido de manera muy parecida a aquellos días de primera adolescencia en que pise por primera vez una pista de baile (de discoteca se entiende, porque ¿quién no ha bailado de niño/a en las fiestas de su pueblo o de su barrio?). Esa emoción de mostrarte en público por primera vez, esos primeros pasos pudorosos y tímidos al ritmo de la música, una mirada de reojo por si alguien te está observando, poco a poco tus brazos se separan de tu cuerpo, tus pies ganan espacio en la pista, te atreves incluso a mover los hombros. Si hay alguien mirando ya casi no va a notar que hoy te estrenas en la pista. ¿seguro? Tal vez incluso vives algun momento de pánico y la barra se te antoja como el más confortable de los refugios. Y entonces te retiras hasta el próximo intento que “ya he tenido suficiente por hoy”. O te quedas, porque “ya que estamos, lo peor ya ha pasado”. Y cuando llega ese pensamiento es que ya has cruzado la frontera. Seguramente cada vez que vuelvas a pisar la pista de baila te asalte esa punzada de timidez como al cantautor que se presenta ante su público por muchos conciertos que arrastren sus cuerdas, pero el miedo ya está superado. La pista ya es terreno ganado. Es ponerse a sonar la música y el cuerpo se pone en movimiento y las manos se deslizan por los acordes como viejos conocidos. "Ya está, lo peor ya ha pasado".

dimecres, 2 de setembre de 2009

Segmentación del público en 2.0

En las últimas charlas a las que he asistido sobre comunicación 2.0 siempre hay alguien que se echa las manos a la cabeza por la segmentación de informació y mercados que supone la democratización de los contenidos y la información.

El hecho de que cualquiera pueda ser emisor de contenidos e información, que pueda opinar públicamente sobre tu empresa o tu web o la noticia que has escrito aparece como una amenaza. El público tiene voz. Se acabó aquella época fácil de instalarse en una atalaya y lanzar mensajes, programas, informaciones a las masas sin que nadie rechistara. Sí que rechistaban, lo que pasa es que nadie los escuchaba.

Pero esto no es lo que más espanta o escandaliza a los de mi gremio. Después de escuchar varios discursos de indignación sobre el tema creo que básicamente están preocupados porque además de poder opinar ahora el público también tiene el poder de elegir. Elegir los mensajes y la información que recibe. Gracias a los RSS, a los podcasts, y a todo este tipo de aplicaciones, el público ya no va a visitar tu web a leer lo que le apetece, o ya no pone tu canal en el programa que le interesa sinó que sólo recibe en su ordenador/móvil aquella información, programa, sección que le interesa.
Y ¿dónde está la indignación de esta conquista democrática? Mis colegas estan preocupados porque el público pierde la visión de conjunto. Ya nadie tendrá una perspectiva general de lo que pasa en el mundo, sino que recibirá una información sesgada. O sea, sólo la información que le interesa. Por ejemplo, dejará de saber que hay un conflicto diplomático entre dos países pero estará al día de todas las novedades de la temporada de setas. Todos andaremos por ahí encerrados en nuestro universo sin compartir una información común. Sinceramente, no creo que eso vaya a suceder. Y si eso sucede ... ¿qué importa? También ahora yo paso las páginas de deportes sobre el último fichaje del Rel Madrid o cambio de emisora cuando empieza la información rosa o me voy a recoger la cocina si emiten noticias de sucesos. También yo ahora convivo con gente que está a la última sobre la vida de Belén Estaban mientras yo no tengo ni idea. No sólo convivo, tengo relación con esas personas porque encuentro otros lugares comunes por los que transitar juntos. La ventaja de estos formatos es que en un momento en que el tiempo es un precioso valor... no tengo que perder el tiempo pasando las páginas que no me interesa o cambiando de canal.
Pero seamos honestos. Los que asistimos a estos debates no perdemos el sueño por la desinformación de la población, sino por la segmentación de nuestro público objetivo. “Los consumidores son tan difíciles de alcanzar” se lamentan. El público está tan disperso, tan en micro-espacio, especializado, fragmentado. ¿es el fin de la publicidad? De la publicidad tradicional posiblemente. De la publicidad eficaz es comienzo. ¿La segmentación del público no era la clave de la publicidad? Ahora pueden impactar sus mensajes más específicamente. Los anunciantes de productos para el cuidado de las flores ya saben dónde está su público: los que se descargan post y RSS sobre reportajes de botánica. Ahora ya no tienen públicos masivos sino microobjetivos. Ya no hace falta gastar enormes sumas de dinero en un anuncio en televisión sobre colonia de bebés dirigido a padres y madres de recién nacidos cuyo mensaje antes también recibían niños de 8 años, adolescentes, jóvenes, parejas sin hijos, parejas con los hijos mayores, abuelos, solteros sin descendencia.... Ahora podemos gastarnos mucho menos dinero en una publicidad más sencilla en un blog para padres primerizos. . Más barato, más eficaz, más directo. Claro que todas estas oportunidades pueden convertirse en un fracaso si la publicidad no sabe adaptarse a la nueva realidad.