dijous, 27 d’agost de 2009

¿La prensa escrita caduca?

Pese a la inmediatez y infinidad de opciones que te permite Internet, confieso que soy de las que sigue teniendo cierta querencia a leer el periódico en papel. Me gusta pasar las páginas (aunque luego deje mis huellas dactilares por todas parte, sobre todo si llevo pantalones blancos), doblarlo, subrayarlo y a veces recortarlo. Pero tal y como están enfocados actualmente, me parece que tienen los días contados. Hace un mes comiendo con una periodista de La Vanguardia tuvimos un debate sobre el tema y ella se negaba enérgicamente a aceptar a esa posibilidad bastante indignida con la idea. ¿Qué interés tiene que la información del día o la portada sea la noticia de un accidente/atentado/acontecimiento que tuvo lugar ayer al mediodía? En este tiempo ya nos hemos informado a través de la radio, la televisión e Internet. La mayoría de los diarios tal y como están concebidos hoy no nos aportan nada nuevo a la información que ya tenemos. Pero eso no significa que vayan, o que tengan, que desaparecer, pero que necesitan hacer un viraje hacia otros terrenos periodísticos pienso que está fuera de toda duda. Como fuente de información de noticias ya no pueden aportarnos nada, pero su valor añadido puede estar en ofrecer reflexión, análisis y opinión para leer de manera pausada y relajada en el autobús, frente a una taza de café o en una tumbona, como nos gusta hacer a los amantes del papel. Hay que reconocer que se han dado algunos pasos. Los reportajes en profundidad aportando un enfoque diferente a los temas de actualidad que cada día nos ofrecen las páginas centrales de El País y La Vanguardia van en ese camino.
Un ejemplo. Ayer leo en la edición escrita de El País (y hoy en El Periódico) la noticia que Wikipedia extremará las revisiones de sus entradas para evitar errores como el que hace unos meses daba por muerto al senador Kennedy (cuando murió ayer), información que ya está antigua para mí puesto que la leí hace varios días en Internet.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada