diumenge, 1 de maig de 2016

Mila 18, un libro imprescindible sobre el levantamiento del gueto de Varsovia y la II Guerra Mundial

Representación del lugar que ocupaba el gueto
El levantamiento de los judíos en el gueto de Varsovia contra el ejército nazi en 1943 y los casi dos meses que aguantaron la lucha es posiblemente uno de los episodios más destacados e importantes de la II Guerra Mundial, y también uno de los menos conocidos.

Pese a que me interesa la historia, especialmente la de esa época, era completamente ignorante de lo sucedido. Lo descubrí en el fascinante viaje que hicimos a Polonia hace unos años, uno de los viajes más interesantes que he hecho en mi vida y que recomiendo con entusiasmo.

Después te das cuenta que este episodio se intuye o se incluye tímidamente en algún libro o película que ya has leído, pero en el que no habías reparado. Cuando volví a ver el Pianista después de regresa de Polonia, me di cuenta que hay un momento que el protagonista mira por la ventana y escucha disparos y ve lucha dentro del gueto.
Como me gusta hacer en todos los viajes, cuando los puedo preparar con suficiente antelación, antes de visitar Polonia ya realicé una inmersión a su literatura e historia leyendo novelas y obras de no ficción. Pero en el caso de Polonia y por mi interés por la II Guerra Mundial, he continuado buscando libros y películas que recogieran todos estos momentos que antes desconocía. Precisamente, el levantamiento de los judíos en el gueto así como el de los habitantes de Varsovia (como si los habitantes del gueto no fueran de Varsovia…) un tiempo después son los dos episodios que más impresión me han dejado. 

Aquí había una parte del muro del gueto
Seguramente por lo que tienen de heroísmo y valor, de la emoción de las causas perdidas, del hecho que en una misma ciudad una población famélica, derrotada, humillada y moribunda fuera capaz de levantarse contra el más temible de los ejércitos.  Sabiendo que la derrota estaba asegurada, pero no pudiendo resignarse a dejarse morir sin rechistar. Y más meritorio aún es conseguir plantarles cara durante meses. Es inevitable no regocijarse imaginando la humillación nazi de no poder derrotar a una población indefensa y débil.  Una población que ellos se habían cansado de acusar de ser inferior.
De todos los libros y de películas que he leído sobre estos momentos históricos, sin duda, la novela  Mila 18 es la que me ha causado un impacto más profundo.

¿Qué es Mila 18?
(Contiene spoiler, pero en realidad todo el mundo sabe cómo acabó la historia)

Escrita por  León Uris, novelista estadounidense de origen judío hijo de padres polacos. Uris es autor de algunas novelas que se han llegado con gran éxito a la gran pantalla como “Exodo” protagonizada por Paul Newman sobre los barcos de judíos que después del final de la II Guerra Mundial partían rumbo a Israel. También es autor de la novela de espías Topaz que Hitchcock llevó al cine. 


Mila 18 es una novela época que sigue las desventuras de un grupo de judíos en la lucha del gueto de Varsovia. Pero también nos muestra la vida antes de la invasión de Polonia cuando puedes ver la cotidianidad de un grupo de personas de clase media. Luego el progresivo aniquilamiento de la voluntad de los judíos y de sus vidas. Te permite comprender muchas cosas y asistir a muchas otras luchas internas.

La prisión de Pawiak
Además del valor histórico que puede tener leer un libro que te acerca a la vida del gueto de Varsovia, también resulta especialmente emocionante cuando has pisado los lugares que se describen en la novela. La calle Siena donde viven los protagonistas y que hoy guarda restos del muero en sus patios interiores. El puente elevado que llevaba del gueto grande al gueto pequeño, la desolación de la prisión de Pawiak donde detenían y torturaban a los rebeldes para delatar a sus compañeros. Y especialmente emocionante es recordar que estuviste sobre los restos de Mila 18, pero entonces no eras consciente de la importancia que tenía.

Mila 18 en la actualidad
La novela toma el nombre de uno de los múltiples búnkers secretos que se crearon en el gueto. Éste situado en la calle Mila, número 18. Fue uno de los últimos lugares en caer del gueto. Allí murieron los líderes de la resistencia y 300 personas más, entre combatientes rebeldes y población que no luchaba sino que se escondía como decenas de niños que se habían quedado huérfanos y que permanecían escondidos bajo tierra y en silencio día y noche para evitar se encontrados y mandados a los campos de exterminio.  Acorralados por los nazis que esperaban en la puerta y forzados a salir con gas, cuenta que se suicidaron con un veneno que tenían preparado para evitar caer en su manos y morir en Treblinka.

Había muchos otros búnkers, es cierto, pero aquel se convirtió en símbolo de la lucha. Dicen que los 300 muertos siguen ahí, que no han permitido nunca abrir el búnker. Permanecen bajo un camino empedrado y una colina de hierba. Un lugar de paz y armonía en medio de la frialdad y la hostilidad de los edificios de arquitectura soviética que hoy ocupan lo que era el antiguo gueto. Aquel refugio era donde se escondía el grueso de la resistencia judía, con su eliminación queda finiquitada la lucha en el gueto.

Algunos momentos destacados de Mila 18
De entre todos los elementos que recoge la novela, densa y destallada, en ocasiones asfixiante y casi documental, los que más me han impactado han sido:

  •          Conocer a la lucha dentro del gueto entre los historiadores y los soldados.  También a la lucha interna entre los partidarios de luchar y plantar cara a los nazis y los que prefieren no rebelarse por obtener un día más de vida, o incluso los que piensan que no pueden rebelarse contra lo que Dios ha decidido enviarles.
    Homenaje a los judíos del gueto
  •           Sufrir sabiendo su ignorancia. Cuando venían a buscarles al gueto y les metían en el tren, todos pensaban que era para ir a trabajar en las fábricas que había a las afueras de Varsovia. El gueto era un lugar aislado, cerrado, no llegaba información de fuera, y además, quién iba a explicar lo que estaba pasando en los campos de concentración si nadie sobrevivía para contarlo. Se entiende entonces que muchos no se resistieran, no se rebelaran, ignorante de su destino.
  •           Revelador también descubrir la insolidaridad de los polacos no judíos que les dan la espalda, los ignoran, como si aquellos no fueran también polacos, como si no fueran también vecinos suyos, ciudadanos de Varsovia. Mirar para otro lado, siendo cómplices de los nazis. Encoge el alma leer los llamamientos desesperados de los rebeldes del gueto a la resistencia de Varsovia para pedirles armas, hombres, apoyo, y la resistencia de Varsovia decide no intervenir ni ayudarlos. Evidentemente, hay muchos particulares e incluso organizaciones que sí que ayudaron a los judíos desde fuera del gueto. Gente que jugaba su vida y la de su familia para ayudarlos. Quiénes somos nosotros para juzgar ante una situación así, cuando te juegas tu vida, qué haríamos cada uno de nosotros en un momento así.
  •           Los alemanes llegan a decir que lo que más les preocupa es la “manía judía” de documentarlo todo. De hecho, la gran preocupación y misión de los judíos que luchan es esconder los diarios y crónicas de lo que había pasado en el gueto y lograr sacar del país a un periodista no judío para poder contárselo al mundo. Sorprende esta misión y esta fe en la documentación de la historia.
  •           El orgullo del primer disparo. El capitán delos ulanos y protagonista de Mila 18 cuando dispara su prima bala contra los nazis en un momento espontaneo de desesperación. Es emocionante el orgullo que sienten todos del hecho de que aquel primer disparo les salva de 2.000 años de sometimiento, humillaciones y resignación.
  •        
    Los tanques en Varsovia
     
    La rabia y humillación de los nazis de no poder derrotar a los judíos, a unos judíos famélicos y sin apenas armas. Judíos que luchan con cuchillos y ladrillos frente al ejército alemán que lucha con tanques y artillería. Un hecho más peligroso de lo que parece a simple vista, puesto que ponía en duda todas sus teorías sobre la supremacía aria. Llevan años hablando de la cobardía judía y ahora no pueden derrotarlos.
  •           Una de las claves que apunta el libro para explicar este milagro es que los nazis que entran en el gueto para luchar hacen lo posible para no morir… mientras que los judíos luchan “a muerte” sabiendo que no tienen nada que perder. Los ataques suicidas son algunas de estrategias que más desconciertan a los nazis. Es difícil de imaginar cómo pueden pasarse días luchando con esa energía cuando a veces llevan 5 días sin comer y llevan horas hacinados a oscuras en refugios.
  •           La vida cotidiana de antes de la guerra de una familia y un grupo de amigos de clase acomodada judía. Las fiestas, los bailes, las rivalidades laborales, las infidelidades, todo lo que no nos ha llegado en las películas. La vida normal de una sociedad truncada en tan solo un mes.
  •           Otro momento emocionante es cuando logran izar la bandera judía en medio del gueto de Varsovia para que todo el mundo lo vea en la ciudad y comentan orgullosos que aquel pedazo de tierra es el único territorio libre que queda en toda Europa.

En general pues una  novela emocionante y valiosa por el conocimiento que nos aporta de un hecho memorable pero apenas conocido de la historia reciente.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada