divendres, 9 de desembre de 2011

El Parlamento de Hungría


Información práctica: sólo se puede acceder con reserva de visita organizada, que se realiza en castellano dos veces al día (11.30 y 16 horas) y además es gratis para los ciudadanos de la Unión Europea. Eso sí, es necesario reservar con antelación a través de Internet enviando un correo electrónico. Atienden en inglés. idegenv@parlament.hu

De estilo neogótico, el Parlamento de Hungría mide 268 metros y tiene 118 metros de profundidad. Sus más de 20 km de escaleras llevan a 691 dependencias (entre ellas 200 oficinas e incluye servicios como enfermería, peluquería o correos). Su interior alberga la corona de Hungría, bajo la cúpula de 69 metros, el edificio más alto de Budapest (no se puede construir más de esa altura para no desmerecer a la cúpula). El Parlamento tiene dos cámaras exactamente iguales. Una para el Senado y otra para el Congreso. Sin embargo, el sistema actual es unicamaral, así que sólo se utiliza la del Congreso. La otra la dejan para las visitas y también la alquilan para festejos varios, por 4.000 euros la hora. Actualmente hay sesión con los parlamentarios los lunes y los martes. Durante la época comunista, había sesiones dos semanas al año.
Fue una de las obras más ambiciosas y costosas del momento, como se observa en su ostentosa decoración, con alfombras y cortinajes, columnas de mármol y oro, incluso en los accesorios para que los parlamentarios depositaran el puro. Lo más curioso es que en su momento fue un edificio muy moderno, pues desde principios del siglo XX las dos cámaras contaban con aire acondicionado y calefacción. El aire acondicionado por ejemplo se trata de un curioso sistema en el que en los sótanos del edifico depositaban grandes bloques de hielo, y un sistema de ventiladores lo distribuía por todo el edificio. Todo un hito en aquella época. Sin embargo, este moderno (para su tiempo) sistema pero muy arcaico para el nuestro funcionó tal cual hasta 1998.
Se trata de un edificio impresionante por dentro y también por fuera. Su cúpula destacando sobre el horizonte de la ciudad, su impresionante fachada, su longitud, a la orilla del Danubio regalan las mejores instantáneas tanto desde el puente de las cadenas al anochecer como desde el Bastión de los Pescadores.

Símbolo del poder perdido de Hungría
Se trata del tercer Parlamento más grande del mundo después del de Rumanía y el de Argentina. Construido entre 1885 y 1902, fue el Parlamento más grande del mundo. Tal vez sorprenda que un país tan pequeño tenga unas Cortes tan grandes, pero hay que recordar que Hungría llegó a tener un territorio tres veces mayor al actual y fue una potencia cultural y económica a finales del siglo XIX.
Prueba de ello, son las grandes mansiones y palacetes que abundan en la ciudad, especialmente en sus amplias avenidas como la Avenida Andrassy. Declarada Patrimonio de la Humanidad, esta avenida de casi 3 km de longitud era el camino real de la burguesía que llevaba hasta el Palacio y el Bosque de la Ciudad. Vale la pena recorrerla a pie y apreciar los majestuosos edificios de diferentes estilos, entre los que destacan la Ópera (número 22), el Museo de Correos, el Museo Franz Liszt y, al final de la avenida, el Palacio de las Artes y Museo de Arte Moderno.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada