dimecres, 30 de març de 2011

Visita a Ogilvy NYC, la felicidad y la diversión de los trabajadores para lograr la creatividad

De todo lo que nos han enseñado hoy los encantadores y atentos profesionales de Ogilvy NYC que nos han recibido esta mañana en sus oficinas me quedo con la comunicación interna. La filosofía de esta compañía, una de las mayores multinacionales de comunicación del mundo con 18.000 trabajadores en más de 450 oficinas en todo el mundo, está destinada a facilitar la creatividad de sus trabajadores. Y para ello, no dudan en darle las máximas facilidades, comodidades para que se sientan a gusto en la empresa, para que se diviertan. Y es que precisamente en Ogilvy, FUN IS VERY IMPORTANT.

En palabras de su creador, David Ogilvy, “la gente pasa sus vidas enteras en esta compañía. ¿Por qué no, en vez de ser algo negativo, logramos que sea una experiencia feliz?”

Y podía confirmarse que así era por el ambiente que se respiraba en el edificio. Incluso el director general ha tenido un momento de broma y distensión con la profesional que nos atendía cuando ella le ha anunciado que íbamos a pasar por su despacho y él ha bromeado con ella por email “voy a tener que volver a ponerme la camisa?”.

Los trabajadores han creado redes de colaboración, ayuda mutua, intercambio, relación en torno a unos denominadores comunes como “Black professionals” o “Latin professionals” o “young professionals” o “working parents”. Se ayudan y además organizan actividades

En palabras de su creador, David Ogilvy: “si contratamos a personas que son más “pequeñas” que nosotros, tendremos una compañía de enanos, si contratamos a perosna que son más grandes que nosotros, nos convertiremos en una compañía de gigantes”

En nuestro país todavía tenemos mucho que aprender de esa filosofía americana que han puesto en marcha otras empresas como Google donde se está convencido que para que el trabajador produzca más y mejor debe ser feliz en su trabajo. En Ogilvy lejos de los despachos con la puerta cerrada más propios de España y de la desconfianza en el trabajador, todos los ambientes son diáfanos, no hay despachos, las salas de reuniones están abiertas en medio de pasillos o con cristaleras, cada trabajador tiene customizado su puesto de trabajo, hay decenas de rincones donde charlar, intercambiar ideas o hacer un descanso. Además de la impresionante terraza con vistas, de las enormes cristaleras sobre Manhattan, de la mesa de pin pon o la sala de juegos, también cuentan con asistencia médica, con servicios especiales para las madres y gimnasio. Sin duda, un trabajador que cuenta con semejantes condiciones de trabajo, estará muy contento con su trabajo y por lo tanto, lo realizará con mayor entusiasmo y mejor. Si invertir en la felicidad de los trabajadores no es una buena inversión para las empresas, qué lo puede ser….

En su presentación, Lacey Grande ha recordado que de todas formas no todo es creatividad, también eficiencia, para en definitiva, lograr que ese proyecto sea posible. Ciertamente, se puede ser muy creativo imaginando cosas fantásticas e originales pero no realizables. También me ha gustado la manera de definir la filosofía de una empresa de marketing, publicidad, relaciones públicas y comunicación en general: no poducimos cosas que no podemos pagar, sino que producimos ideas para dar soluciones a los problemas de las empresas.
Un ejemplo de su creatividad es este original vídeo en Youtube para reclutar vendedores
CAnal de youtube de Ogilvy:

1 comentari:

  1. Hola Isabel!!

    Soy Romina Giron compañera del master. Me gustaría preguntarte unas cosas me podrás pasar tu mail o te dejo el mío rominapalau@gmail.com

    Saludos desde México
    Romina

    ResponElimina