diumenge, 10 d’abril de 2011

Hay cosas que no entiendo

Y preferiría no tener que entender. Y es que paradógicamente, creo que esa incapacidad mía para entender alguna cosas es en realidad una buena noticia para mí. De hecho, hay cosas que no quiero entender porque simplemente no quieron que sucedan.

- No entiendo que en este país se juzgue al que denuncia un delito y no al que lo comete.
Lo estamos viendo con los casos abiertos contra Garzón en la trama Gürtel o en la investigación de los crímenes durante el franquismo (con mayúsculas por favor!). ¿Qué clase de sistema tenemos que se culpa al que investiga un presunto delito? Lo estamos viendo estos días en el juicio contra el portavoz socialista en Valencia, Ángel Luna, acusado de denunciar presuntamente un uso indebido de fondos públicos por parte del Gobierno de Francisco Camps.



- No entiendo que si la Generalitat de Catalunya necesite dinero decida eliminar el impuesto de sucesiones (que ahora sólo cargaba a las rentas más altas) para recortar un servicios tan básicos para la poblacion como es la sanidad.
¿Eliminamos camas de hospital, servicios de urgencias que colapsaran las urgencias, incrementamos las lists de espera … con la excusa del recorte necesario y al mismo tiempo nos privamos de un impuesto que sólo pagaban los ricos?


- No entiendo que el Parlamento de Portugal haya preferido entregar el país a manos extrangeras que apoyar al presidente en sus medidas para salir ellos solos de la crisi. Una situación del país vecino que no me resulta demasiado improbable en el nuestro.
JOÃO GUILHERME MARTINS MARVÃO comenta en El país: “ Los partidos de extrema izquierda, que tienen una amplia representación en el Parlamento - el grupo principal es el Bloque de Esquerda con 32 diputados-, prefirieron "derrocar" a Sócrates y dejar el poder, probablemente al Partido Socialdemócrata (PSD) de derechas, es decir, optan por un Gobierno del "bando contrario". Pero lo más relevante es que todos los diputados del Parlamento, excepto los del Partido Socialista, se opusieron a los planes, dejando al país indefenso ante la más que posible intervención. .. con esto quiero decir que dichos partidos prefirieron cambiar el Gobierno y perder la identidad económica (ya que si rescatan a Portugal, pasaría a ser gobernada por "otros"), a continuar luchando para poder tener una mínima oportunidad de que el país no fuera intervenido y de poder prosperar económicamente a largo plazo”

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada